Otra vez el Sarmiento

Una medida de fuerza en el tren Sarmiento, que une la Capital con la zona oeste del Conurbano, encendió ayer las alarmas en el Gobierno, especialmente entre los funcionarios que reportan a Florencio Randazzo. El paro fue sorpresivo, tras la agresión a un guarda, pero en la Casa Rosada sospechan que existe una maniobra para perjudicar al ministro-candidato.
Es que días atrás explotaron unos transformadores que habían dejado fuera de servicio a la misma línea ferroviaria, que se convirtió en emblemática tras el accidente de la estación de Once en 2012. Por esa y otras razones, el trayecto que cubre el Sarmiento es considerado como un polvorín social, con el agregado de que los gremios son refractarios al Gobierno.

COMENTARIOS