None
>CIENTOS DE CIUDADANOS ACOMPAÑARON EL CORTEJO FÚNEBRE CON EL RECLAMO DE JUSTICIA

Ex mujer de Nisman: “Tenemos la certeza de que esto fue obra de otra persona”

>En una ceremonia íntima, sus restos fueron despedidos en el cementerio de La Tablada, donde Arroyo Salgado descartó la teoría del suicidio.

Familiares, amigos, dirigentes políticos y comunitarios despidieron ayer los restos de Alberto Nisman, quien fue enterrado en el cementerio de La Tablada durante una ceremonia en la que su ex mujer, la jueza Sandra Arroyo Salgado, ex esposa del fiscal, dijo: “Entregaste todo. Esta lucha era tu prioridad por estas 85 víctimas”, al aludir a los muertos en el atentado a la Amia.

Ante la fosa que contenía el féretro con el cuerpo del funcionario judicial, Arroyo Salgado agregó: “Sé que ahora vas a estar en paz y vamos a tratar de que se llegue a la verdad porque ninguno de nosotros creemos que vos hayas sido el hacedor de este final. Tenemos la certeza de que esto fue obra de otra persona”.

Luego del lavado ritual del cuerpo y el último reconocimiento hecho por algunos de sus familiares, el cortejo -encabezado por el rabino Marcelo Polakoff- recorrió unos pocos metros hasta la fosa que recibiría sus restos, frente a la explanada que recuerda a los caídos en las guerras de Israel, próxima adonde están enterradas las víctimas del atentado a la Amia.

Frente al cajón se ubicaron los padres del fiscal, su ex esposa, su hermana y sus dos hijas, Iara y Kala, de quienes Arroyo Salgado leyó unas cartas escritas para la ocasión en las que ratificaban el amor por su padre.

“Como tu ex alumna, como colega del derecho y como trabajadora del Poder Judicial sé que también confiás en mí, y como magistrada debo pedirte perdón porque pertenezco a este poder, que no sé si estamos trabajando como se debe trabajar para llegar a la verdadera razón de este final”, agregó.

Waldo Wolff, vicepresidente de la Daia que habló por las instituciones de la comunidad judía, afirmó que “su paso por la vida ya es parte de la historia de la Argentina. La trágica muerte de Nisman no vino a hacer otra cosa que levantar los escombros de la Amia y la Daia, que hoy están tanto más lejos de encontrar justicia que aquel 18 de julio de 1994”.

Wolff recordó que el trabajo del fiscal probó “la responsabilidad de Irán, y su muerte nos permite ver parte de la connivencia y convivencia de la conexión local”. “No tengo dudas que la condena social ya fue dictada y es inamovible”, agregó.

El filósofo Santiago Kovadloff afirmó que “donde la justicia no impera, tampoco impera la vida en su significación más alta. La República vuelve a estar de duelo”, advirtió, y agregó que la muerte del fiscal “abre un debate estremecedor sobre nuestras vidas”.

En un aviso fúnebre que se publicó ayer, las hijas de Nisman lo despidieron así: “Papá, nosotras, tus hijas, Iara y Kala, sólo necesitábamos de vos tu presencia y compartir buenos momentos. Hoy te despedimos sabiendo de tu dedicación al trabajo. Esperamos que ahora puedas estar en paz. Nosotras guardamos en nuestro corazón los lindos momentos vividos juntos”, dice el aviso.<

COMENTARIOS