"Una operación berreta"

El  ministro de Economía, Axel Kicillof, cargó duramente contra los banqueros, en especial contra el titular de la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentino (Adeba), Jorge Brito, y su plan para comprar la deuda, de unos US$ 1.700 millones, y detener así el avance del default técnico en el que cayó finalmente la Argentina. "Fue un episodio para el olvido, una operación berreta. Los bancos querían arreglar y pagarla a los buitres con plata que es de los ahorristas. La estafa de los buitres se quería solucionar con otra estafa. Querían ser los salvadores con plata de otro", disparó el funcionario en declaraciones a radio Del Plata. 

COMENTARIOS