None
DESPUÉS DE LA DEVALUACIÓN

La industria reclama bajar la inflación y el campo pide que no suban las retenciones

De Mendiguren exigió que la flexibilización esté acompañada de otras decisiones que eviten el aumento de precios y, Buzzi admitió que las modificaciones son “una buena noticia”.

No basta con flexibilizar el cepo al dólar, también hay que combatir la creciente inflación. La exigencia la transmitió el diputado del Frente Renovador y secretario de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Ignacio de Mendiguren, en línea con la postura de su jefe político, Sergio Massa, quien cuestionó duramente al Gobierno.
De Mendiguren advirtió que la decisión de la Casa Rosada de permitir la adquisición de dólares para “atesoramiento” debe estar acompañada con “una señal explícita” de que se va a “dar una lucha contra la inflación”. “Lo que noto es que el Gobierno reconoció el tema, tomó un camino para corregirlo”, opinó el referente del massismo, aunque reclamó la aparición “urgente” de medidas para “atacar el tema inflacionario”.
Por su parte, el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, reconoció que las modificaciones en el tipo de cambio son “una buena noticia”, pero advirtió que “hay mucha tensión en el campo” respecto a la posibilidad de que el Gobierno avance con una suba de las retenciones para la importación de granos ante el alza del dólar y alertó que esa medida “puede llegar a provocar algo parecido a la 125”.
El integrante de la Mesa de Enlace remarcó que los productores observan que “se está moviendo el dólar” y no descartan que por ello “en cualquier momento aumenten las retenciones” para lograr mayor recaudación.
“Ojo que no sea cosa que ahora muevan las retenciones”, insistió Buzzi al rememorar la protesta que mantuvo el campo contra el Gobierno en 2008 por la resolución, que luego rechazó el Congreso, que establecía retenciones móviles para la exportación de granos.
Al respecto, explicó que “si llegan a tocar a la soja, lo que van a hacer es una nueva medida fiscalista para más recaudación”.

Otras consecuencias

Al ser consultado sobre el eventual impacto negativo en los niveles de empleo, De Mendiguren planteó que si la presidenta Cristina Kirchner no aplica una serie de medidas de “forma armónica, indudablemente viene una caída del nivel de actividad”
“Si junto con estas medidas no hay una señal clara, explicitada, de que vamos dar una lucha contra la inflación, la medida corre el riesgo que pierda efectividad”, insistió. Al respecto, De Mendiguren remarcó que una medida “aislada, sola, no garantiza que se mejore la competitividad de la economía”.
En tanto, sobre las condiciones más favorables que la devaluación provoca para el campo, Buzzi sostuvo que “el productor está tan quemado de este Gobierno que no espera que sea generoso, espera que le sigan metiendo la mano en el bolsillo”.
El dirigente agropecuario opinó que la decisión del gobierno de flexibilizar el cepo para la compra de dólares demuestra un alto nivel de improvisación.”A todos los productores, de Tierra del Fuego hasta La Quiaca, lo que es seguro que le aumentan los costos”, concluyó.

COMENTARIOS