OPINIÓN

En las paritarias se juega el futuro del año

Un aluvión de medidas económicas se anuncian. Casi todas tienen un sesgo: recaudar más y bajar el déficit. Otras son inconfesables: blanquear los precios y frenar los aumentos salariales. Lo que sucedió con el impuesto a los bienes personales es que no hay un plan, no hay equipo y nadie decide. Al mismo tiempo las medidas se las trata de mostrar como inevitables y necesarias. El acuerdo de precios significó desatar el nudo del Indec. La harina, el aceite, y el azúcar registraron aumentos de hasta 140% respecto al acuerdo anterior. Además no se podían comprar más de dos unidades por personas para evitar el desabastecimiento. Se autorizaron subas sobre precios que estaban en las góndolas más baratos. Según se explicó se hizo para garantizar el abastecimiento. Es decir, lo que se reconoció es que si no ponían un valor más alto nadie lo iba a encontrar en las góndolas.


Precios realistas


Miguel Bein explicaba que estos precios son realistas, por eso la fuerte diferencia entre los de la nueva lista y la anterior. “Así como están, me dijo, aguantan tres meses”. ¿Para qué? Para tratar de adormecer los pedidos de aumento en las inminentes paritarias. El economista indico “entramos en una etapa de bajo crecimiento”. “Luego de un 4% en 2013, este año como mucho, apenas se crecerá el 1,5%”. “La única forma de crecer más es si viene crédito externo que permita conseguir dólares para financiar importaciones”. “Serían muy importantes para mantener la producción local”. Pero en los próximos tres meses las noticias serán la paritarias. En esta pulseada se juega el año. Los industriales en una reunión privada ajustaron los cinturones. “Si es más del 22% tendremos que despedir gente para pagarlo”. Lo peor viene del lado del sector automotriz: menos venta a Brasil e impuestazos a muchos modelos en el país. A fines de 2013 redujeron las horas de trabajo en Fiat, Volkswagen y Renault. Brasil compró menos porque su economía está estancada y eso se hizo sentir. El 2014 comenzó con subas de hasta el 80% en el precio de los 0 Km. En estos días comenzaron a llegar a algunas concesionarias las nuevas listas de precios con la aplicación de la suba del impuesto interno. Ejemplos: Citroen C4 AirCross de 273.000 a 347.600 pesos, Peugeot 4008 Feline de 334.000 a 596.000 pesos; Audi A4 de 387.025 a 608.965 pesos; Peugeot RCZ de 330.000 a 556.000 pesos. El objetivo de la medida es desalentar la compra de este tipo de vehículos ante la falta de dólares que se refleja en la caída de las reservas. La casi totalidad de los 0 Km que deben pagar el impuesto son importados. El golpe también es para las terminales locales que importan prácticamente la mitad de sus productos para completar la gama de modelos. Adelantaron que habrá pérdida de puestos de trabajo. ¿No lo tenían previsto? Sí, pero piensan que los van a neutralizar con la construcción. Están analizando los precios de la cadena de valores de toda esta industria. La clave es llegar a un acuerdo de precios como se hizo con los supermercados. Textual de Capitanich: “El Estado va a invertir 131 mil millones de pesos en 2014 en la construcción”. “Debemos garantizar que los que reciban estos créditos para los planos Procrear puedan hacer su casa a precios razonables”. Las consultoras de Wall Street tienen su panorama sobre nuestro país: Dicen: “Los problemas son políticos”. “En el corto plazo todos los escenarios son negativos”. “El mundo de los negocios va a esperar al próximo Presidente”. “Las reservas se van a estancar en 20.000 millones de dólares”. “Con falta de confianza no pueden levantar el control de cambios”. Sexto: “Las reservas bajan pero están bajo control”.

Síntesis: lenta decadencia sin caída brusca.

COMENTARIOS