None
EL PAPA ANUNCIÓ LA LISTA DE LOS 19 NUEVOS PURPURADOS DE LA IGLESIA

Francisco nombró como cardenal al arzobispo de Buenos Aires

Mario Aurelio Poli se suma así al consejo de gobierno del Vaticano. El 22 de febrero se realizará el consistorio donde asumirán formalmente.

El arzobispo de Buenos Aires Mario Aurelio Poli fue designado ayer como cardenal elector por el Papa Francisco, por lo que se sumará al consejo en el gobierno del Vaticano.
Poli fue electo sucesor del propio Jorge Bergoglio en el arzobispado de Buenos Aires después de que el ahora Sumo Pontífice asumiera como máxima autoridad de la Iglesia Católica el 13 de marzo del año pasado.
Francisco anunció ayer la creación de los dieciséis primeros cardenales electores (de menos de 80 años) de su pontificado, de los cuáles cinco serán latinoamericanos, procedentes de Argentina, Chile, Brasil, Haití y Nicaragua.
De los demás nuevos electores en caso de cónclave para elegir a un nuevo pontífice, cuatro serán italianos, dos europeos (un alemán y un británico), un norteamericano (Canadá), dos africanos (Costa de Marfil, Burkina Faso) y dos asiáticos (Corea del Sur y Filipinas). El anuncio fue hecho al término del ángelus dominical desde la ventana del palacio apostólico ante los peregrinos que asistían en la plaza de San Pedro.
En total, Francisco designó 19 nuevos purpurados --hay tres nombrados más sin derecho a voto, de más de 80 años--, los primeros de su pontificado, los cuáles recibirán el título cardenalicio el 22 de febrero.
De los 16 con derecho a voto en el cónclave, doce son arzobispos a cargo de ciudades grandes y sólo cuatro trabajan en la Curia Romana, la administración central.
El Papa, que defiende una iglesia pobre para los pobres, designó a personalidades que provienen de comunidades olvidadas y "periféricas", entre ellos los arzobispos de Haití, Costa de Marfil y Burkina Faso.
Los nuevos purpurados latinoamericanos serán el nicaragüense Leopoldo José Brenes Solórzano, arzobispo de Managua, el brasileño Orani Joao Tempesta, arzobispo de Río de Janeiro, el argentino Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires y su sucesor a la cabeza de la iglesia de su país, el chileno Ricardo Ezzati Andrello, arzobispo de Santiago de Chile y el haitiano Chibly Langlois, obispo de Les Cayes.

COMENTARIOS