None
AL TÉRMINO DE LA REUNIÓN DEL G-20 EN SAN PETERSBURGO Y CON CRÍTICAS A OBAMA

Cristina propuso a la ONU el envío de una "misión humanitaria" a Siria

La Presidenta afirmó que "primó la no intervención" en ese país islámico, en el encuentro final en Rusia. También planteó la "necesidad de regulación de un sistema global en materia de reestructuración de la deuda soberana".

La presidenta, Cristina Fernández, afirmó ayer que "primó la no intervención en Siria" en la reunión final del Grupo de los 20 que se desarrolló en la fecha en San Petersburgo, Rusia, y que le propuso al titular de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el envío de una "misión humanitaria" a ese país.
La Presidenta indicó que el "saldo final" de la asamblea del G-20 dio como resultado que "debiera darse en Naciones Unidas" una solución al conflicto en Siria, en contra de la iniciativa llevada por los Estados Unidos, y que "todos destacaron el multilateralismo" ante esta situación.
"Más allá de algunas posturas, primó la no intervención en Siria. La opinión mayoritaria era la de no intervención", reveló la jefa de Estado, en un encuentro con periodistas de medios oficiales, que fue transmitido a la Sala de Periodistas de la Casa de Gobierno.
Al respecto, informó que mantuvo una reunión privada con Ban Ki-moon, en la que le propuso "que viajen a Siria los 15 miembros del Consejo de Seguridad (de la ONU), a través de sus cancilleres, en una misión humanitaria" para lograr un "cese del fuego".
Por otra parte, Cristina Fernández dijo que planteó en su intervención en la cumbre la "necesidad de regulación de un sistema global en materia de reestructuración de la deuda soberana y también de regulación bancaria y financiera global", ya que "todo país organizado tiene un sistema de quiebra de empresas" y que "en la Argentina con el 66% de los acreedores, el juez puede homologar el acuerdo de quiebra".
Respecto de la asamblea concluida en la fecha, señaló que "se habló de la presión de los mercados sobre los países emergentes" y destacó que "hemos avanzado respecto de otros documentos de forma impresionante" al referir que "se incluyó expresamente que la flexibilización laboral no es un instrumento adecuado para superar la crisis" lo que "atañe a millones de personas".
Sobre Siria, la jefa del Estado ratificó que la Argentina se opone a la intervención militar porque "creemos que las intervenciones extranjeras en otros países en vez de solucionar conflictos, tienden a agravarlos o profundizarlos".
"Esto es toda una tradición de la diplomacia argentina, la postura siempre fue la de no intervención en los asuntos internos de otro país", añadió, para insistir que "la lógica de funcionamiento del Consejo de Seguridad" por la "utilización del derecho a veto, es una manera de no resolver ningún conflicto".

COMENTARIOS