None
EN AGENDA, LA PULSEADA CON LOS FONDOS BUITRE

Cristina se reunirá con líderes de Rusia y China

La Presidenta partió ayer de Buenos Aires en el Tango 01 y hoy llega a San Petersburgo para la Cumbre del G-20.

La presidenta, Cristina Kirchner, partió ayer hacia San Petersburgo, Rusia, donde participará de la cumbre del G-20, oportunidad en la que se reunirá con el mandatario anfitrión, Vladimir Putin, y sus pares de China, India, Sudáfrica y Japón, con la pulseada frente a los fondos buitre por la deuda en agenda.
La estadía de la mandataria no prevé, en principio, un encuentro con su par estadounidense, Barack Obama, de quien la Argentina espera un respaldo explícito en ese litigio, que se sustancia en tribunales estadounidenses.
En cambio, sí solicitaría apoyo en sus audiencias con mandatarios de países que integran el grupo BRICS, indicaron fuentes diplomáticas, quienes precisaron que junto a la Presidenta viajan dos actores importantes en ese proceso como el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y la embajadora en Estados Unidos, Cecilia Nahón.
A excepción del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, las bilaterales que llevará adelante la jefa del Estado serán con mandatarios de ese grupo de grandes naciones emergentes que también integra Brasil. Se verá con los mandatarios de Rusia; China, Xi Jinping; India, Manmohan Singh; y Sudáfrica, Jacob Zuma.
La cargada agenda de trabajo que desplegará la mandataria argentina en Rusia incluye además un encuentro con Roberto Azevedo, nuevo director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), confirmó oficialmente el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.
En medio del debate sobre la tercera apertura del canje de deuda con los fondos buitre, un posible encuentro entre Cristina Kirchner y el presidente estadounidense, Barack Obama, no se incluyó en las reuniones bilaterales que oficializó Parrilli ayer al mediodía, tras la partida de la jefa del Estado.
El avión Tango 01 realizará un viaje directo por la ruta Buenos Aires-San Petersburgo, con dos escalas para recargar combustible, en Natal (Brasil) y Marruecos.
Según voceros oficiales, el Gobierno tomó los recaudos del caso para evitar que el avión presidencial, por tratarse de un bien del Estado nacional, sufra algún posible embargo, y la Cancillería realizó su tarea para impedir que la mandataria tenga algún sobresalto en espacios aéreos internacionales durante su viaje.
Parrilli indicó que tras una audiencia entre Cristina con su par chino, Xi Jinping, se firmarán los documentos que "profundizan la alianza estratégica entre ambas naciones", como el Plan de Acción Conjunta quinquenal, del período 2013-2017.

COMENTARIOS