None
EL MÁXIMO TRIBUNAL DE JUSTICIA VOLVERÁ A ESCUCHAR HOY A LAS DOS PARTES EN LITIGIO

Ley de Medios: el Gobierno le pidió a la Corte Suprema "un fallo histórico"

Los amicus curiae del Estado y del Grupo Clarín ofrecieron sus argumentos sobre la normativa; el multimedio consideró que la sanción "afectaría derechos patrimoniales"

A cuatro años de haber sido sancionada en el Congreso, la Corte Suprema de Justicia se convirtió durante toda la tarde de ayer en el escenario principal de la batalla que libran el Gobierno y el Grupo Clarín por la Ley de Medios. La primera jornada de la audiencia pública estuvo dedicada a la intervención de especialistas que defendieron la postura de cada parte: al tiempo que el kirchnerismo no dejó de lado las presiones políticas hacia el máximo tribunal, los expositores a favor del multimedio esbozaron argumentos contra el avance del Estado en la regulación de la actividad.
En esta primera jornada, la Corte Suprema escuchó los argumentos técnicos y políticos, por partes iguales, de los "amicus curiae", entidades intermedias que respaldaron alternativa y sucesivamente en exposiciones de 15 minutos cada una al Grupo Clarín y al Estado.
Al final de la jornada, la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, le pidió a los ministros del alto tribunal un "fallo histórico" que convalide la norma, cuatro de cuyos artículos centrales están suspendidos por un fallo de la Cámara en lo Civil y Comercial Federal.
La exposición de Miguel Rodríguez Villafañe, de la Confederación Cooperativa, mereció una de las tres (la mayor) ovaciones de la tarde, ya que fue quien denunció "prácticas de dominación de mercado aplicada por cableoperadores vinculados al Grupo Clarín".
Del otro lado, los "amigos del tribunal" que defendieron los argumentos del Grupo Clarín advirtieron sobre los peligros que implicaría el aval a la norma, pues "pondría en jaque la libertad de expresión".
Pese a que se la presentó como "independiente", la defensora del público, Cynthia Ottaviano, introdujo como argumento que la parte actora, el Grupo Clarín, silenció "un genocidio".

COMENTARIOS