None
EL COSTO FISCAL SERÁ AFRONTADO POR EL ESTADO NACIONAL Y POR EL SECTOR PRIVADO

La Presidenta anunció la suba del mínimo no imponible a $15.000

Con la rebaja en Ganancias que fue anunciada anoche, antes de la reunión que Cristina Fernández mantuvo con los principales empresarios del país, se inyectarían casi 4.500 millones de pesos anuales al consumo.

Anoche, poco antes del segundo encuentro con empresarios, banqueros y sindicalistas, la presidenta, Cristina Kirchner, informó que a partir del 1 de septiembre los haberes brutos inferiores a los 15.000 pesos, de los trabajadores solteros o casados, quedarán exceptuados del pago del Impuesto a las Ganancias, cuyo costo fiscal será afrontado por el Estado y por el sector privado, a través de un gravamen del 15% a la renta de capital. El titular de la AFIP aclaró que no se gravarán ni los plazos fijos ni los títulos y acciones del Mercado de Capitales, "porque sería desalentar la inversión de los argentinos".
Ricardo Echegaray indicó, que con el nuevo piso de 15 mil pesos bruto, dejarán de pagar el 89% de los empleados bajo relación de dependencia, del total aproximado de 9 millones que están registrados. En tanto, sólo el 10,2% de los trabajadores bajo relación de dependencia continuarán pagando el Impuesto a las Ganancias. Con este nuevo monto, tampoco pagarán el impuesto el 99,3 por ciento de los jubilados. Esta quita significará para las arcas del Estado un esfuerzo fiscal de 2.581 millones de pesos.
Dentro del grupo de los trabajadores que ganen entre 15.001 y 25 mil pesos, el Gobierno decidió aumentar el mínimo no imponible en un 20 por ciento, lo que alcanza al 70% de las personas en ese rango salarial.
Además, el titular de la AFIP destacó que se realizó una "acogida favorable a un reclamo histórico para los trabajadores de la Patagonia" e indicó que, "para permitir que puedan adquirir los mismos bienes y servicios que los trabajadores de todo el país", en esa zona del país el mínimo no imponible se subirá en un 30%.

COMENTARIOS