POSICION OFICIAL

Cristina Kirchner defendió la reforma judicial

La Presidenta afirmó durante un acto que los jueces "también piensan" y "no salen de debajo de las baldosas".

La presidenta, Cristina Kirchner, afirmó este lunes que los jueces tienen opinión y "no salen de debajo de las baldosas" e insistió en la necesidad de que los miembros del Consejo de la Magistratura, el órgano que designa y remueve magistrados, sean electos por el voto popular.

La mandataria formuló estas declaraciones en un encendido discurso que pronunció en Río Gallegos donde, después de inaugurar un laboratorio regional de investigación forense en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), realizó una enérgica defensa del paquete de leyes de "democratización de la Justicia".

"Si hubiésemos lanzado el programa de monarquización de la Justicia, yo comprendería que todo el mundo estuviera tan nervioso o indignado, pero la palabra democracia es una palabra que no puede atemorizar a nadie", dijo la mandataria, para comenzar un largo alegato a favor del paquete de leyes.

La mandataria resaltó que "la voluntad popular es la gran fuente de poder de la Constitución nacional y defendió la ley de modificación del Consejo de la Magistratura, cuya principal novedad es que sus miembros pasarán a ser elegidos por el voto popular: "Nadie puede sentirse mal, ni se me ocurre que nadie pueda estar en contra", sostuvo.

Esta norma, sin embargo, ha recibido numerosos cuestionamientos judiciales y varios tribunales ya han dictado medidas cautelares que suspenden su aplicación.

La jefa de Estado también definió al Consejo de la Magistratura como el "órgano político del Poder Judicial, como también lo es la Corte" y aludió a la presidenta de la organización de magistrados Justicia Legítima —cercana a la Casa Rosada—, María Laura Garrigós de Rébori: "Ella dijo que todos (los jueces) vienen de algún lado, que nadie sale de abajo de las baldosas.
Me encantó esa expresión".

Después, la mandataria aludió a dos "connotados miembros de la Corte": Raúl Zaffaroni, a quien definió como "excelente académico penalista a nivel internacional" y reseñó que fue convencional constituyente en 1994 por el Frente Grande "con intervenciones magníficas"; y Juan Carlos Maqueda, de quien recordó que fue senador y diputado contemporáneo suyo.

"Yo lo voté como miembro de la Corte", dijo Cristina, recordando que en 2002, cuando era senadora por Santa Cruz, aprobó el pliego de Maqueda, que había sido propuesto por el entonces presidente Eduardo Duhalde, para cubrir la vacante que había dejado Gustavo Bossert, quien en medio de una profunda crisis política que alcanzaba a la Corte había renunciado alegando "cansancio moral". Con respecto a Zaffaroni, señaló: "Hoy es miembro de la Corte y era miembro de un partido político, ¡y eso no está mal!".

Al respecto, se preguntó "¿qué es esto de que tenemos que tener jueces que no piensan nada?", y acotó: "A mí me asusta la gente que no tenga nada en la cabeza y no piense en nada. Me asusta mucho. En realidad yo creo que todos piensan algo; lo que pasa es que algunos no pueden decir lo que piensan o lo que creen, que es diferente".

La mandataria también aludió al "propio presidente de la Corte", Ricardo Lorenzetti, de quien recordó que fue propuesto por su marido, el fallecido expresidente Néstor Kirchner, "sin siquiera conocerlo, ni siquiera de vista".

"A mí me lo hizo conocer (a Lorenzetti) y me lo presentó en mi despacho un querido amigo, exsenador de esta provincia, porque yo no lo conocía y era muy amigo de él. Me lo presentó en mi despacho para impulsarlo. ¡Y no estaba mal! Porque tenía excelentes antecedentes", dijo Cristina Kirchner.

"Les pedimos a todos capacidad, conocimiento, inteligencia y memoria.
No me gustan los desmemoriados en la República Argentina", advirtió la Presidenta.

La Corte deberá decidir sobre los planteos contra las leyes de democratización de la Justicia y Lorenzetti ya anunció que, una vez que lleguen, el máximo tribunal los "resolverá inmediatamente".

Al respecto, la mandataria vaticinó: "Seguramente esta democratización de la Justicia también me va a acarrear algunos problemas o al gobierno o en general, pero yo la verdad es que estoy dispuesta a enfrentar todo lo que vengan con tal de dejar un país mejor organizado, en donde sus tres poderes sean absolutamente democráticos y abiertos al pueblo y por sobre todas las cosas independientes de las grandes corporaciones".

Sostuvo que "hubo gobiernos que provocaron daños", pero que sería bueno preguntarse "a qué intereses representaban esos gobiernos" y quiénes "los manejaban" y aseveró: "Desde 2003 las cosas que se deciden desde el gobierno son porque las decide el gobierno. Este es el gran problema que tienen".

COMENTARIOS