None
LA IGLESIA EPISCOPAL ESPAÑOLA DENUNCIA LA PRESENCIA DE AL QAEDA

Siria: comprueban la presencia de mercenarios entre los rebeldes

Periodistas de distintos medios internacionales atestiguaron la acción de bandas que incluyen gente de nacionalidad turca, chechena, afgana, libia y sudanesa.

Distintos medios occidentales comprobaron en este último mes la presencia de mercenarios en Siria que luchan junto a rebeldes para derrocar al presidente Bashar al Assad, confirmando de este modo las denuncias en el mismo sentido que desde hace meses realiza el gobierno de este país.

También la Iglesia Episcopal española, en su sitio web, denunció que en Alepo "aterra a las comunidades cristianas la presencia de mercenarios y otros combatientes extranjeros, algunos de Al Qaeda".

Entre los periodistas que estuvieron en territorio sirio y comprobaron la existencia de mercenarios se encuentra el británico Robert Fisk, quien lo confirmó en un informe publicado en el periódico británico The Independent. Fisk señaló la existencia de sofisticados equipos de comunicación y armas de varios proveedores, utilizados por estos grupos.

Desde Alepo, el periodista británico señaló que la mayoría de los elementos de estos grupos son de nacionalidad turca, chechena, afgana, libia y sudanesa.

También la enviada del diario español El País –un medio no sospechado de apoyar al gobierno de Al Assad–, recogió un testimonio de un integrante del rebelde Ejército Libre Sirio. El combatiente opositor le confirmó que ya "no hay solo sirios" y que "hombres musulmanes sunitas que van de los 17 a los 40 años, que se dejan crecer la barba para diferenciarse de los soldados del Gobierno, forman nuevas katibas (brigadas)".

"En mi katiba hay un canadiense y un australiano", explicó Abo Jatab, un joven de una importante familia de Dubái que creó su propio grupo, Al Jadra, en el que luchan un millar de hombres. También hay franceses, británicos, y hasta españoles musulmanes.

Casi todas las katibas se coordinan con el mando central de Turquía para las grandes operaciones, como la de Damasco o Alepo, aunque para las escaramuzas locales muchas deciden ir por su cuenta.

COMENTARIOS