OPINION

La Coalición Cívica discutirá un acercamiento al FAP

Lejos de su ex líder, Elisa Carrió, los dirigentes de la Coalición Cívica-ARI se reunirán el próximo 18 de mayo bajo el comando de Adrián Pérez para discutir formalmente la estrategia partidaria de cara a elecciones del año próximo, cuando podrían confluir en un acuerdo con el Frente Amplio Progresista (FAP).
La nueva conducción de la CC se encuentra ante el desafío de revertir el calamitoso resultado que obtuvo en las urnas el pasado octubre, ya que corre el peligro de perder su representación parlamentaria si se repite ese escaso caudal de votos en los comicios de medio término de 2013.
De tener una bancada numerosa con casi veinte integrantes entre 2009 y 2011, el bloque de Diputados de la Coalición Cívica podría extinguirse el año que viene por falta de respaldo.
Ese dato no deja dormir tranquilas a las autoridades partidarias, que deberán afrontar la contienda ya sin el impulso y el liderazgo de la fundadora del espacio, que se hizo a un lado tras el 1,84 por ciento que sacó en las presidenciales del año pasado.
El congreso nacional de la CC del próximo 18 de mayo en la Ciudad de Buenos Aires servirá para empezar a darle forma al plan electoral, que ya incluye en varios distritos un acercamiento al FAP.
En ese ámbito se escucharán las voces de los referentes provinciales del espacio, que en su mayoría están de acuerdo con abrirse a nuevos entendimientos extra partidarios.
En Entre Ríos, Santa Cruz, Santa Fe, Río Negro y Neuquén existen conversaciones "avanzadas" con el Frente Amplio Progresista, que podrían derivar en sociedades distritales el año que viene, según señalaron fuentes de la Coalición Cívica a Noticias Argentinas.
Adrián Pérez inició semanas atrás una serie de recorridas por distintos puntos del país, a fin de reavivar el interés partidario y sondear los ánimos de los dirigentes.
Después de visitar las provincias del norte, estuvo el jueves último en Mendoza y este fin de semana pasó por Río Negro y Neuquén.
La idea que maneja por estas horas es desarrollar "acuerdos programáticos" con el FAP y otras fuerzas afines, con el objetivo de recuperar el perfil de espacio de centroizquierda con el que nació el ARI a principios de la década pasada.
"Tenemos que llegar a 2013 con el partido más fuerte. La realidad de los dirigentes de algunos distritos te obliga a juntar fuerzas con otros espacios", aseguran en el entorno de Pérez, que redujo sus contactos con Carrió al mínimo, luego de ser su "niño mimado" y acompañarla el año pasado como candidato a vicepresidente.
Uno de los principales cambios a los que apunta la nueva conducción de la CC es en la toma de decisiones.
Sin la fuerte presencia de Carrió en la escena partidaria, les será más fácil definir las estrategias de forma "colectiva", luego de años de acatar las directivas de la actual diputada nacional.
El personalismo de la tres veces candidata presidencial fue uno de los flancos más criticados internamente el año pasado, cuando la chaqueña prefirió dejar de lado las alianzas y competir en soledad.
Con ese antecedente, las nuevas autoridades esperan no cometer el "error" de volver a dividir el caudal electoral opositor y alinearse con fuerzas que persigan los mismos objetivos centrales.
En los últimos días, la primera señal concreta del acercamiento al FAP se plasmó en la Legislatura bonaerense, donde ambos espacios acordaron coordinar su trabajo parlamentario.
Por ahora no habrá correlato en el bloque de la Cámara de Diputados, especialmente por la presencia de Carrió, aunque esta semana dos de sus integrantes, Horacio Piemonte y Carlos Comi, se diferenciarán de la legisladora y votarán en línea con el Frente Progresista, a favor de la expropiación de YPF.

COMENTARIOS