pro
El PRO dijo no a la reelección y los jefes comunales se enojaron.
CAMBIOS EN LA LEY

Peleas y enojos en el PRO por reelecciones

La mesa nacional del PRO salió a marcarle la cancha a los intendentes bonaerenses de la fuerza que miran con simpatía la embestida del peronismo en la Legislatura para cambiar la ley que les impide presentarse para competir por un nuevo mandato en 2023.
Si bien no hubo un pronunciamiento oficial, la máxima dirigencia partidaria encabezada por Patricia Bullrich y que integran entre otros Mauricio Macri, Diego Santilli y Horacio Rodríguez Larreta, salió a rechazar el eventual cambio de la norma sancionada durante la administración de María Eugenia Vidal.
La norma sancionada en 2016 establece que los intendentes podrán tener una reelección y tomó como primer mandato el que arrancó en 2015. Como la mayoría de ellos está transitando el segundo que empezaron en 2019, en 2023 no podrían reelegir.
Por eso, vienen planteando una modificación a la ley porque consideran que se legisló en forma retroactiva. Así, buscan que se tome como primer mandato el de 2019 y, de esa forma, podrían volver a competir en 2023.
Sin embargo, esa embestida del peronismo no es en solitario. Recoge adhesiones en el radicalismo, donde varios alcaldes comenzaron a señalar que habría que cambiar la norma. No solo eso: también intendentes del PRO consideran, al menos, que el tema merece ser discutido. Y ayer, algunos de ellos fueron a hacer ese planteo ante la dirigencia nacional del partido.
Como se dijo, los intendentes se encontraron con la negativa del PRO, pero el tema lejos parece estar saldado, porque generó choques, discusiones, enfrentamientos y pases de factura por parte de los jefes comunales.
La reunión ampliada de la Mesa Nacional del PRO se realizó en las oficinas de Macri en la localidad de Olivos y contó con la participación del expresidente, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, María Eugenia Vidal, Diego Santilli, Cristian Ritondo y Humberto Schiavoni, entre otros. Hasta allí llegaron algunos alcaldes para sostener su posición.
En medio de ese debate, al menos 20 intendentes peronistas se han puesto a cubierto pidiendo licencia antes de completar la mitad de su mandato, porque interpretan que de esa manera pueden saltar la prohibición.
Excepto Jorge Macri que pidió licencia para ir a ocupar un ministerio en el Gobierno porteño, el resto quedó atrapado por la prohibición. Por esa causa, ahora buscan cierto guiño partidario para poder avanzar con la reforma que empuja el peronismo en la Legislatura.
En la UCR hay consenso para respaldar este proyecto, pero en Juntos no hay unanimidad: la Coalición Cívica lo rechaza. Los intendentes del PRO fueron a buscar el apoyo de su partido, pero los popes del sector rechazaron toda variante de la reelección indefinida.
Pese al desacuerdo, el capítulo de la postura del PRO sobre las reelecciones de los intendentes no está cerrado, porque en los bloques del espacio las posiciones están divididas entre aquellos que, cercanos a los alcaldes, se muestran proclives a aprobar la reforma.

COMENTARIOS