Liberan $68.000 millones para pagar un bono

Liberan $68.000 millones para pagar un bono

El mercado sigue con expectativa el escenario financiero y cambiario en una semana con importantes desafíos. Uno de ellos es el pago de ayer de $68.000 millones por el Bonte 21, un bono emitido por Luis “Toto” Caputo en 2016 y que estaba hasta hace poco una parte de su tenencia en manos de fondos extranjeros, como Templeton.

Ese título en pesos fue una de las apuestas de Templeton y Pimco para invertir en moneda local en la gestión de Mauricio Macri. En 2018, Caputo apostó también a esos fondos, junto con Black Rock, para venderles USD 3.000 millones en bonos del Tesoro en pesos (Botes) y frenar la corrida cambiaria, pero finalmente quedaron atrapados con el retorno del cepo en 2019.

Atento a esa situación, el ministro de Economía, Martín Guzmán, acordó con el gigante inversor con sede en California una salida ordenada. En medio de las presiones cambiarias, el Ministerio de Economía colocó en noviembre pasado deuda en dólares por USD 750 millones, con el objetivo de que Templeton y Pimco se desprendieran de sus papeles en pesos.

En las últimas semanas, sin embargo, se estima que dichos fondos habrían sido de nuevo uno de los factores que pusieron presión sobre los dólares financieros, con subas que llegaron a $194 en el segmento no regulado. Y, ahora, el pago del Bonte 21 volvió a generar dudas sobre el impacto de esos pesos dando vueltas.

Tanto Economía como algunos analistas aseguran que la mayor parte de la tenencia está en mano de bancos, fondos comunes de inversión y aseguradoras, quienes están imposibilitados de operar en el mercado paralelo. “La presión que generan sobre el dólar no son participantes del mercado de pesos, hay restricciones cambiarias”, dijo un funcionario de la cartera.

“Puede ser que en algún momento algunos de esos inversores no participen de una licitación puntual y generen presiones, eso lo vimos antes y después de las elecciones”, reconocieron. Pero aseguran que el impacto fue menor y que la situación está “estabilizada”.

Federico Furiase, director de Anker Latinoamérica, señaló que “parte de la tenencia offshore se estuvo yendo a través del contado con liquidación”.

COMENTARIOS