impuesto a las ganancias
Solteros pagarán a partir de $74.810 y casados, de $98.963.
ESQUEMA COMPLEJO

Se alivia el pago de ganancias, pero puede empeorar por subas salariales

Actualizan las escalas para trabajadores en relación de dependencia. Solteros pagarán a partir de $74.810 y casados, de $98.963.

La actualización, a partir del 1º de enero de 2021 de las escalas del impuesto a las Ganancias para trabajadores en relación de dependencia, por la aplicación del 35,38 por ciento de la variación de la “Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables” (RIPTE), significará un alivio inicial de la mordida fiscal sobre los salarios, aunque la incidencia volverá a aumentar en función de los aumentos salariales que se otorguen a lo largo del próximo año, ya que el ajuste de las escalas por el RIPTE es anual, no trimestral ni semestral.
Según las nuevas escalas, a partir de enero los trabajadores solteros y sin hijos que cobren más de $74.810 de salario neto deberán pagar impuesto a las Ganancias; esa suma surge de aplicar el aumento del RIPTE a la vieja escala, que establecía que a partir de $55.261 pesos de remuneración neta el trabajador debía pagar un 5 por ciento en el tramo inicial de incidencia del impuesto.
En cambio, desde enero, un trabajador casado y con dos hijos comenzará a pagar el impuesto a partir de un ingreso neto de $98.963. La ley 27.346 (Impuesto a las Ganancias, IVA y Régimen Simplificado para pequeños contribuyentes, sancionada en diciembre de 2016) establece que el RIPTE es el índice a aplicar para actualizar todos los años los valores del esquema tributario.

Ajustes y escalas
En 2020, el ajuste del Mínimo No Imponible (MNI) fue del 45 por ciento; se estima que cerca de dos millones de contribuyentes tributaron Ganancias en 2020 incluyendo asalariados, autónomos y jubilados. Del mismo modo, en 2021 el MNI aumentará 35,38 por ciento a partir del 1º de enero, señaló el tributarista César Litvin, CEO de Lisicki Litvin y Asociados. 
Un efecto a tener en cuenta es que, como el impuesto es progresivo, aplicando tasas sucesivamente mayores a medida que el trabajador va pasando a escalas superiores de ingreso, durante el año próximo muchos trabajadores pasarán a escalas con una alícuota mayor y deberán pagar más impuesto a las Ganancias. La actualización por el RIPTE no tendrá allí efecto, porque se aplica solo una vez al año, tomando desde noviembre de un año hasta fin de octubre del siguiente.
Aplicando la variación del RIPTE a la escala aún vigente resulta que un trabajador soltero pagará un impuesto del 5 por ciento sobre la parte del ingreso neto que exceda los $ 74.810, pero el peso del tributo escalará a 9 por ciento sobre la parte que sobrepase los $79.530 y seguirá escalando sucesivamente, si también lo hace su ingreso, hasta llegar a una alícuota máxima de descuento del 35 por ciento si el ingreso neto supera los $136.528 al mes.
Las alícuotas se aplican sobre cada tramo, de modo de hacer progresivo el impuesto y evitar que un aumento salarial sea absorbido íntegramente (o incluso en exceso) por el fisco. Pero los aumentos de 2021 significarán para muchos pagar alícuotas y sumas mayores en la medida que la recomposición supere el 35,38 por ciento de la variación del RIPTE. 
Debe tenerse en cuenta, además, que en la medida que la economía se recupere de la grave recesión de este año, es probable que los ingresos de los trabajadores aumenten más de lo que lo hicieron en 2020 tanto por los aumentos salariales como por una mayor cantidad de horas trabajadas (menos suspensiones, más horas extra). El RIPTE incorpora esos datos; este año la recesión, el cierre de empresas, las suspensiones de personal y la casi nula aplicación de horas-extra explican el 35,38 por ciento resultante, que sería así inferior al, por así decirlo, RIPTE 2021, que regirá recién en 2022. 
Es otra razón para anticipar una mayor carga fiscal sobre los salarios e ingresos el próximo año.
Las alícuotas se aplican sobre cada tramo, de modo de hacer progresivo el impuesto y evitar que un aumento salarial sea absorbido íntegramente (o incluso en exceso) por el fisco, pero igualmente los aumentos de 2021 harán que muchos paguen alícuotas y sumas mayores si la recomposición supera la variación del RIPTE. 
Aplicando la actualización del 35,38 por ciento del RIPTE resulta que un trabajador casado y con dos hijos pagará 5 por ciento de ganancias sobre el tramo de su ingreso neto entre $ 98.963 y $ 103.682. A partir de esta última cifra, y hasta $ 108.204, la alícuota pasará a ser del 9 por ciento, y a través de sucesivas escalas llegará a una escala máxima del 35 por ciento si el ingreso neto supera los $ 160.645.

COMENTARIOS