Argentina, en default técnico al no pagar U$S503 millones
LOS BONISTAS ESPERAN GESTOS DEL GOBIERNO

Argentina, en default técnico al no pagar U$S503 millones

El ministro de Economía, Martín Guzmán, habló de “continuar con las conversaciones constructivas” con los acreedores. Desde los fondos de inversión pidieron acciones concretas.

El estado nacional entró formalmente en default al no pagar ayer por la tarde un vencimiento de 503 millones de dólares de intereses pendientes desde el 22 de abril. Y pese a que el ministro de Economía nacional, Martín Guzmán, salió a alentar el diálogo con los bonistas tras la prórroga por 10 días a la oferta oficial de reestructuración de la deuda, fuentes cercanas a grupos de acreedores bajaron las expectativas de un potencial acuerdo y cuestionaron la falta de diálogo con el ejecutivo.
Así, Argentina ingresó a la zona formal de incumplimiento de pago y los acreedores quedaron habilitados a litigar contra el país, aunque es un default “selectivo” ya que las conversaciones están abiertas con los tenedores de bonos de la deuda, aunque también se abrió la puerta a que algún acreedor pueda litigar contra el gobierno nacional.
En ese contexto, desde fuentes cercanas a los bonistas dijeron para la próxima semana tienen “pocas expectativas” respecto al posible avance en el diálogo con el Gobierno de Alberto Fernández por la reestructuración de deuda por U$S66.000 millones de dólares que propuso con tres años de gracia y quitas de capital e intereses.
Además, las fuentes explicaron que “Argentina no ha mejorado su oferta, simplemente extendió la oferta existente, originalmente expirada el 8 de mayo, hasta el 2 de junio. Desafortunadamente, los términos de la oferta siguen siendo los mismos”.
Operadores del mercado señalaron que “los bonos operaron ayer como si no estuviéramos en un escenario de default.
Por ahora hay expectativas, aunque mucha cautela”.

Conversaciones
El ministro Guzmán dijo que la Argentina extendió el plazo de su oferta de deuda externa hasta el 2 de junio, “a fin de continuar las discusiones constructivas y permitir a los inversores continuar contribuyendo a una reestructuración exitosa de la deuda”.
El titular de la cartera económica consideró que “las negociaciones continúan en un curso que consideramos positivo, con una comprensión mutua cada vez mayor”.
Sin embargo, agregó el ministro, “todavía hay una distancia importante que recorrer, pero, lo que es más importante, todos los lados permanecen en la mesa para encontrar una solución”.
La Argentina pospuso la fecha del cierre de la operación, luego de que la semana pasada los tres grupos de acreedores más grandes del país presentaran sus contraofertas que denotaron un mínimo acercamiento con la posición oficial.
Guzmán recalcó que para Argentina es esencial que el acuerdo esté alineado con la capacidad de pago del país; las propuestas aceptables y un acuerdo posterior deben alinearse con nuestras restricciones de sostenibilidad de la deuda, incluidas las identificadas por el Fondo Monetario Internacional”.

COMENTARIOS