Alberto Fernández dio el discurso junto a Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta.
Alberto Fernández dio el discurso junto a Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta.
SE PASA A LA FASE CUATRO

El Gobierno extendió la cuarentena obligatoria hasta el 24 de mayo

En Capital Federal y el Conurbano se mantiene con pocos cambios, mientras que en las provincias será algo más flexible. Lo anunció ayer Alberto Fernández, acompañado de Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof.

El presidente Alberto Fernández anunció oficialmente ayer la extensión de la cuarentena obligatoria en todo el país hasta el próximo 24 de mayo, que incluirá nuevos permisos para el interior y pocas modificaciones en la zona de Capital Federal y Gran Buenos Aires, donde se concentra la mayor cantidad de casos de coronavirus.
En conferencia de prensa en la Quinta de Olivos y acompañado por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, Fernández afirmó que "no hay que perder el esfuerzo" realizado en los primeros 50 días de cuarentena y destacó que "esta es una epopeya del pueblo argentino".
"El decreto va a disponer que toda la Argentina pasa a la fase cuatro, mientras que el AMBA sigue en la tres. Esto no es un avance ni un retroceso, es trabajar con seriedad. En la Ciudad y el Gran Buenos Aires siguen las cosas como hoy", indicó el Presidente.
Explicó que esto se debe a que "para pasar a la apertura progresiva hace falta que el tiempo de duplicación de casos sea superior a los 25 días, y eso se ha logrado en toda la Argentina, menos en el AMBA".

Prefiero una fábrica vacía porque sus empleados están en cuarentena y no porque están enfermos o muertos.

Según precisó Fernández, actualmente el tiempo de duplicación de casos promedio en todo el país es de 25,1 días.
"Tantas veces que buscamos epopeyas, esta es una epopeya del pueblo argentino. No debemos perder, de ningún modo, el esfuerzo hecho. Lo han dicho los dos gobernadores", señaló el Presidente, al referirse a Kicillof y Rodríguez Larreta, con quienes se reunió momentos antes del anuncio, para ultimar los detalles de cómo será la cuarentena a partir del lunes en Capital y Provincia.
El jefe de Estado detalló que en esta nueva fase los gobernadores del interior tendrán la facultad de habilitar el funcionamiento de industrias y comercios, siempre que se cumpla con los "protocolos" para cada sector que publicará el Poder Ejecutivo en las próximas horas.
"Estamos anexando protocolos de actividad y lo único que tendrán que verificar los gobernadores es que esos protocolos sean cumplidos y después fiscalizar que se sigan cumpliendo", explicó Fernández.
En tanto, aseguró que "hay lugares en el interior donde habitan más de 500.000 habitantes, pero que ya han logrado superar los 25 días" de duplicación de contagios, distinto a lo que sucede en el AMBA.
"Vamos a ser muy rigurosos y muy meticulosos en controlar esto y, si las cosas se invierten, volveremos para atrás, por eso es muy importante la responsabilidad ciudadana", advirtió el Presidente.
En la residencia presidencial también estuvieron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Salud, Ginés González García, y del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro; el infectólogo Pedro Cahn, y la representante de la Organización Mundial de la Salud, Mirta Roses, entre otros.

Fuerte contenido económico
El presidente Alberto Fernández criticó a los sectores de la oposición que reclaman abrir la economía ante la pandemia del coronavirus y pidió que "no mientan más", al tiempo que advirtió que no le van a "torcer el brazo".
"En estos días escuché a hablar a muchos, con impaciencia, de atender la economía. A todos nos preocupa mucho. Sabemos del padecimiento de los que no la están pasando bien porque tienen sus negocios cerrados o no pueden trabajar", aseguró el mandatario.
En su exposición, y al responder preguntas de la prensa, el Presidente aseguró: "Prefiero una fábrica vacía porque sus empleados están en cuarentena y no porque están enfermos o muertos".
"Todo el mundo tiene que saber que todos queremos que la actividad se normalice tan pronto como sea posible sin poner en riesgo a la gente. Nos encantaría que todo funcione", sostuvo el mandatario.
Luego, Fernández enumeró las medidas adoptadas desde el Estado para apuntalar a empresas y trabajadores y mencionó los créditos con tasas subsidiadas, el salario complementario y el Ingreso Familiar de Emergencia.
"Hay opositores que gobiernan y otros que no gobiernan, que en Twitter convocan, con gran imprudencia, al descuido de la gente", se quejó el mandatario, para justificar la cuarentena dispuesta por el Gobierno nacional.

Terminemos esta discusión en las que nos han metido falsamente que si abrimos la economía la gente va a estar mejor.

En ese punto, comparó la situación de Argentina con la de Suecia, donde no se hizo una cuarentena estricta y con la de Estados Unidos, y destacó: "He dado todos estos datos para terminar con esta discusión, no me van a torcer el brazo".
"Si abrimos la economía, vamos a terminar como terminó Suecia", apuntó el mandatario al señalar que allí hay diez millones de habitantes y 3.175 muertes por el coronavirus.
"Terminemos esta discusión en las que nos han metido falsamente que si abrimos la economía la gente va a estar mejor", pidió el jefe de Estado.
También respondió a quienes aseguran que la cuarentena genera desempleo, y mencionó el caso de los Estados Unidos donde el Departamento de Estado reconoció que la pérdida de empleos supera los 20 millones de personas.
"Digo esto para que no le mientan más a la gente. Tengo la suerte de gobernar con gobernadores a los que valoro mucho en esos trabajos", destacó.

Más medidas
El presidente Alberto Fernández adelantó anoche que se estudian medidas para "agilizar" el cobro del Ingreso Familiar de Emergencia de $10 mil y reveló que, en la medida de lo posible, el Gobierno tomará medidas para que las empresas no despidan personal.
Manifestó que el Gobierno pretende "llevar la ayuda a donde es necesaria" y adelantó que estudia de qué manera "agilizar" el cobro del Ingreso Familiar de Emergencia.
"El 40 por ciento se mueve en la informalidad y es muy difícil detectar a esa gente", argumentó junto con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.
Al destacar el Ingreso Familiar de Emergencia, resaltó que "ha sido muy compleja" la puesta en marcha. Anticipó así que analizó junto a la nueva gestión de la Anses la posibilidad de "agilizar" los cobros e incluso anticipar la segunda cuota de esa ayuda por parte del Gobierno.
En tanto, prometió que desde el Gobierno seguirán tomando medidas para evitar que las empresas despidan trabajadores. Aseguró de ese modo: "Estamos ayudando a las empresas para que no despidan", mientras aclaró que "hay un nivel muy claro de entendimiento de los empresarios respecto de lo que está pasando".
Con relación a las tarifas, apuntó: "No estamos en condiciones de aumentar nada", mientras que, al ser consultado respecto de la deuda, remarcó que este sábado por la mañana desayunará con el ministro de Economía, Martín Guzmán para analizar esa cuestión tras el cierre de la primera etapa de las negociaciones.

COMENTARIOS