Alberto Fernández adelantó que enviará al Congreso un proyecto de reforma judicial

Alberto Fernández adelantó que enviará al Congreso un proyecto de reforma judicial

Fernández también cuestionó la "desvergüenza asombrosa" con la que se manejó ayer Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados por la reforma de las jubilaciones de privilegio y sostuvo que el Gobierno no tiene "ningún interés de que los jueces renuncien".

El presidente Alberto Fernández adelantó hoy que el domingo anunciará, ante la Asamblea Legislativa, el envío de un proyecto de ley de reforma judicial, ya que "la justicia argentina necesita una revisión", y confirmó que evaluarán "los pliegos de la gestión anterior", que fueron retirados del Senado, en referencia a la designación de nuevos jueces.

En una entrevista que concedió a Radio 10, Fernández también cuestionó la "desvergüenza asombrosa" con la que se manejó ayer Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados por la reforma de las jubilaciones de privilegio y sostuvo que el Gobierno no tiene "ningún interés de que los jueces renuncien".

El mandatario también envió un mensaje a las entidades agropecuarias y les pidió "entender la situación de la Argentina", y dijo que quiere que el FMI venga a auditar las cuentas públicas argentinas "para que vean lo que han dejado", en referencia a la situación derivada de la gestión de Mauricio Macri.

De cara a la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso el domingo, cuando hablará ante la Asamblea Legislativa, el Presidente adelantó que anunciará el envío de un proyecto de reforma judicial.

"Yo sé cómo funciona la Justicia, y lo que estoy tratando es de mejorarla", dijo Fernández y pidió "a los argentinos que entiendan que no tengo ningún problema con la Corte, y tampoco con la inmensa mayoría de los jueces que son probos y honestos".

En ese marco, el mandatario también dijo que revisarán "los pliegos de la gestión anterior porque, teniendo en cuenta cómo están funcionando las cosas, tenemos que ver quién es quién, y si estamos de acuerdo", respecto de la designación de jueces propuestos durante el macrismo, en base a ternas elaboradas por el Consejo de la Magistratura tras sus respectivos concursos.

"Hay que empezar a ordenar la justicia federal. Las cosas no están funcionando bien y, además, la justicia se aleja, en términos económicos, del resto de la Argentina", planteó Fernández, quien también defendió el proyecto de reforma de las jubilaciones de privilegios de jueces y diplomáticos que ayer logró la aprobación de la Cámara de Diputados, y que la semana próxima comenzará a ser analizado en el Senado.

Sobre el debate de ayer en la Cámara de Diputados, Alberto Fernández cuestionó la "desvergüenza asombrosa" con la que se manejaron los diputados de Juntos por el Cambio, luego de que se retiraran del recinto cuando comenzaba a debatirse el proyecto, tras objetar la conformación del quórum con la presencia del diputado Daniel Scioli, designado embajador argentino ante Brasil, pero cuyo nombramiento aún no fue oficializado.

Además, el mandatario buscó desestimar el planteo principal de la oposición para cuestionar el proyecto de reforma de las jubilaciones de privilegio y sostuvo que no tiene "ningún interés de que los jueces renuncien y se vayan".

"No induzco a nadie a jubilarse y ojalá los jueces dignos sigan trabajando y entendiendo que se tiene que hacer un aporte distinto a la Argentina", planteó y agregó que lo que se busca es "un avance en favor de la igualdad".

Al ser consultado sobre un posible aumento de las retenciones a la soja, Fernández dijo que la Mesa de Enlace "sabe que no vamos a tomar una medida sin consultarlos" y que por eso le pidió al ministro de Agricultura, Luis Basterra, que se reuniera ayer con las entidades del campo para empezar "la discusión sobre cómo seguir adelante".

"Yo estoy dispuesto a hablar con todo el mundo", ratificó el primer mandatario.

Si bien el Presidente envió una señal de diálogo hacia las entidades agrarias, le pidió a la Mesa de Enlace "entender la situación de la Argentina: estamos en un país, en el cual -y no por culpa nuestra-, el FMI está diciendo que no está en condiciones de pagar sus deudas", y diferenció a las entidades de la Mesa de Enlace de los denominados autoconvocados, a quienes vinculó con Cambiemos y, particularmente, con el PRO.

En ese sentido, pidió que el FMI "mire las cuentas públicas argentinas para que vean lo que han dejado", en referencia al critico estado financiero del país tras la gestión de Mauricio Macri, y cuestionó que "se gastaron toda la plata de los jubilados para sostener la bicicleta y la fuga de divisas".

Sobre las últimas reuniones que mantuvo con el FMI el ministro de Economía, Martín Guzmán en Estados Unidos, el presidente consideró que al Gobierno "le fue muy bien", y dijo tener "la percepción de que hay otra mirada en el Fondo desde la llegada de Kristalina Georgieva respecto a otros años".

"Que la gente esté confiada porque estamos en el camino correcto: no es fácil salir del desierto en el que ha quedado la Argentina, pero no tengo ninguna duda de que vamos a salir", concluyó.

Por último, Fernández dejó un mensaje para los "propios" que -dijo- se "vuelven ansiosos y no se dan cuenta lo que recibimos" y agregó: "Lo que es peor es que, muchas veces, también pretenden volver a prácticas y lógicas que nos costaron a nosotros las derrotas. Por lo tanto, tenemos que aprender. A los que nos toca conducir, tanto (a la vicepresidenta) Cristina (Fernández) como yo, hemos aprendido y sabemos lo que queremos y dónde no queremos volver".

COMENTARIOS