MINISTERIO DE TRANSPORTE

Acertada decisión de revisar la operatoria de los micros de dos pisos

El informe oficial acerca de que el área de Transporte de nuestro país ha dispuesto revisar la operatoria de ómnibus de doble piso, dada la seguidilla de accidentes registrados con unidades de ese tipo, constituye una medida acertada y sólo es de lamentar que no se haya impulsado antes, toda vez que desde hace muchos años que los especialistas vienen advirtiendo sobre la inseguridad que caracteriza a este tipo de vehículos.
Es verdad, también, que ha existido una pronta y expresa respuesta, en el sentido de que la idea de revisar a estos tipos de micros de doble piso, en rutas, surgió a partir de los dos accidentes ocurridos recientemente sobre la ruta 2.
Como se recordará, uno sucedió el pasado 28 de noviembre, cuando un ómnibus que trasladaba a egresados de una escuela de Benavídez, volcó en el km 141, cerca de
Lezama, y perecieron dos niñas de 11 y 12 años. El segundo ocurrió casi un mes después, el 27 de diciembre, cuando otro micro de doble piso se despistó en la misma ruta, volcó en inmediaciones de Vivoratá y más de la mitad de sus 56 ocupantes resultaron heridos.
El ministro de Transporte indicó concretamente que muchos de los accidentes registrados con estas unidades pueden ser resultado de deficiencias tecnológicas o de diseño, que van a ser exhaustivamente revisadas y que llegado el caso podrá entrarse en una etapa de reconversión de este tipo de unidades en las rutas.
Hace tiempo que especialistas en el tema advierten sobre los peligros que implicaba la presencia de tales vehículos, aludiendo a su inestabilidad frente al viento, a las dificultades del manejo y a la falta de uso de cinturones de seguridad, además de haber señalado también como agravante la gran cantidad de materiales plásticos que se usan en el interior de esas unidades y que resultan altamente inflamables.
Con posterioridad, antes de las dos últimas mencionadas, se sucedieron varias tragedias en las rutas argentinas en choques o vuelcos de micros de dos pisos, habiéndose registrado sólo en los últimos tres años al menos dieciséis vuelcos de micros con el terrible saldo de 66 víctimas fatales y 270 heridos, en una situación que, como dijeron los peritos consultados, habló de la inestabilidad de esos modelos y de la falta de uso del cinturón de seguridad de los pasajeros, entre otras de las causas principales.
Es de esperar que las autoridades responsables profundicen los análisis en torno a esta cuestión, habida cuenta de la existencia de unidades cuyas carrocerías convertirlas en riesgosas para la vida y la integridad física de pasajeros y conductores y actuar en consecuencia.
Bienes como la vida y la integridad física de las personas deben ser protegidos en forma prioritaria, son insoslayables y no pueden ser relegados por ningún otro.

COMENTARIOS