La propuesta de Guzmán pone fuerte el acento en el superávit primario.
La propuesta de Guzmán pone fuerte el acento en el superávit primario.
FLAMANTE MINISTRO DE ECONOMÍA

Guzmán busca postergar los pagos de la deuda hasta 2022

Espera tener cerrado un acuerdo con los bonistas y el FMI en marzo próximo, para dar tiempo a implementar un plan de crecimiento en la Argentina.

El futuro ministro de Economía, Martín Guzmán, espera tener cerrado un acuerdo con los bonistas y el FMI en marzo próximo, y postergar los pagos de capital e intereses hasta 2022, para dar tiempo a implementar un plan de crecimiento en la Argentina.
Esas ideas forman parte del plan para la "sustentabilidad de la deuda" elaborado por el economista y que el presidente Alberto Fernández decidió adoptar, aunque los matices empezarán a develarse en las próximas semanas, estiman banqueros locales y fondos de inversión de Nueva York.
La propuesta incluye un punto que puede causar algo de ruido entre esos fondos de inversión: "Reperfilar los intereses" de la deuda contraída por Mauricio Macri.
Esto puede incluir bajarlos -Guzmán considera que se tomó deuda a tasas altas y corto vencimiento- o estirarlos para que la carga de vencimientos se alivie.
La Argentina utilizaría esos dos años para converger hacia los superávits fiscal y comercial, que Guzmán considera "consistente con un reperfilamiento sostenible de la deuda, a una velocidad que no cree efectos macroeconómicos desestabilizadores", de acuerdo con una presentación sobre la deuda que realizó ante la ONU semanas atrás.
En la conferencia de prensa en la que presentó a su equipo, Alberto Fernández puso el acento en la importancia del superávit comercial, cuando habló de generar divisas, pero no dijo una palabra sobre la cuestión fiscal, porque podría ir a contramano de su promesa de subir jubilaciones y pensiones, salarios de los sectores que menos ganan y, en especial, sueldos de estatales.
En tanto, las negociaciones ya encaradas por Guzmán con el FMI buscarían convertir el crédito stand by de corto plazo ya concedido por US$ 45.000 millones, en otro de facilidades extendidas a una década.
Si bien Alberto Fernández no lo mencionó, la propuesta de Guzmán pone fuerte el acento en la necesidad de converger hacia un superávit primario, el que se contabiliza antes del pago de intereses de la deuda.
La Argentina debe afrontar en 2020 vencimientos con acreedores privados por casi US$ 36.000 millones.
Más de la mitad de los compromisos son en el primer semestre, aunque casi el 60% de esos pagos son obligaciones en pesos.

COMENTARIOS