Esto también pasó en Santa Fe

Más allá del contenido de los discursos de cada uno de los candidatos presidenciales, el debate estuvo teñido de detalles que le dieron color al evento electoral que se desarrolló en Santa Fe, en el sprint final de la campaña.
Momentos antes del inicio del debate, se conoció que el diputado nacional Daniel Scioli, el perdedor del balotaje 2015 contra Mauricio Macri, acompañaba en primera fila como parte de la comitiva del candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.
La decisión de sentar al ex candidato presidencial del Frente para la Victoria en un lugar de privilegio del estudio de televisión tiene un trasfondo simbólico, que consiste en reivindicar a Scioli como ganador moral de aquella contienda retórica, poniendo el foco en las promesas incumplidas por parte de Mauricio Macri.
Junto a Scioli se sentaron los integrantes del staff estable que acompañará a Fernández si es electo presidente: Santiago Cafiero, Felipe Solá, Eduardo ‘Wado’ De Pedro; y los economistas Cecilia Todesca y Matías Kulfas, Miguel Cuberos, Juan Manuel Olmos, y su vocero Juan Pablo Biondi.
Una perlita que dejó el debate fue el pin con forma de sandalia que exhibió en la solapa de su saco (y que retrató en un tuit) el diputado Marco Lavagna, hijo de Roberto Lavagna.
La ocurrencia hacía alusión a la foto viral del verano del encuentro entre Lavagna y Miguel Pichetto en Cariló, en la que el ex ministro de Economía usaba unas sandalias con medias.
El que peor la pasó en materia de coordinación de tiempos fue el candidato del Frente Nos, Juan José Gómez Centurión, quien en reiteradas ocasiones debió ser interrumpido por los periodistas sin poder cerrar su idea.
Un momento inesperado se vivió cuando el candidato del Frente de Izquierda-Unidad, Nicolás del Caño, usó su tiempo en el bloque sobre Relaciones Exteriores para brindar un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de la represión en Ecuador, donde se vienen produciendo episodios de violencia callejera a raíz de las políticas de ajuste del Gobierno de Lenin Moreno.

COMENTARIOS