Mauricio Macri elogió la reforma constitucional de 1994.
Mauricio Macri elogió la reforma constitucional de 1994.
MACRI EN SANTA FE

“No hay mejor manera de defender la Constitución que acatarla, no atacarla”

El mandatario encabezó el acto por el 25 aniversario de la reforma de 1994.

El presidente Mauricio Macri consideró que "la posibilidad de seguir transformando para siempre la Argentina está en nuestras manos", y opinó que "no hay mejor manera de defender la Constitución que acatarla, no atacarla", al encabezar el acto por el 25 aniversario de la reforma de 1994 en el Parque de la Constitución Nacional, en la ciudad de Santa Fe.
El jefe del Estado, acompañado por el titular provisional del Senado, Federico Pinedo, y el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, afirmó que "en estos días difíciles, de angustia para tantos argentinos, alguien podría pensar que hablar de la Constitución es un capricho, un lujo para otros momentos, pero no, por el contrario, hoy más que nunca tenemos que hablar de la Constitución".
"Porque nuestra Constitución se trata de valores, de la unión, de la justicia, de la paz, de la libertad, es el principio de un sueño común, una declaración que establece que la Argentina es esto, este es el país que queremos, así queremos convivir, esto somos los argentinos y lo que somos nos llena de orgullo", expresó.
Macri pronunció su discurso ante el gobernador santafesino, Miguel Lifschitz; el intendente local, José Corral, ex convencionales constituyentes y una diversidad de dirigentes y funcionarios. En otro tramo dijo que quienes escribieron la Constitución "no eran unos locos fuera de serie", sino "argentinos apasionados, que creían en el potencial de nuestra tierra, que intuían que en nuestra gente estaba la capacidad para llegar bien lejos".
Y en referencia a los convencionales de 1994, señaló que "cuando llegó el momento de adaptarse a los nuevos desafíos, después de uno de los períodos más oscuros de nuestra historia, hubo una generación valiente, que se animó a construir algo diferente".
El Presidente insistió luego en elogiar la reforma de 1994 porque "fue una apuesta a nuestra madurez, una apuesta a la institucionalidad, a nuestro sistema electoral, para que sea más representativo, una apuesta y un reconocimiento a la diversidad, con avances en los tratados de derechos humanos, que introdujeron por primera vez a las mujeres, a los chicos, a los adolescentes y a los pueblos originarios".
"A los argentinos nos costó mucho llegar a una Constitución que fuera verdaderamente de todos, y que estuviera por encima de viejas divisiones y heridas, pero aprendimos, crecimos. En los últimos 25 años sufrimos crisis, algunas muy graves, pero nunca dudamos de la democracia, que se convirtió en nuestra identidad y en nuestra esencia", remarcó.

COMENTARIOS