Vidal, ayer, durante el encuentro con legisladores provinciales en la Gobernación.
Vidal, ayer, durante el encuentro con legisladores provinciales en la Gobernación.
ENCUENTRO EN LA GOBERNACIÓN

Vidal reunió a sus legisladores: reproches, autocrítica parcial y ausencias comentadas

Reiteró que “hay que escuchar más” a la gente. Y surgieron cuestionamientos a la estrategia nacional.

“Ahora tenemos que escuchar de verdad”, lanzó María Eugenia Vidal delante de sus legisladores provinciales. Fue la antesala de un debate que tuvo contrapuntos, autocrítica parcial y ausencias sonoras que pueden ir marcando el futuro de lo que hoy son los bancadas oficialistas tras el recambio del 10 de diciembre.
Ese combo que incluyó algunos reproches al gobierno nacional aunque no tantos como los que se esperaba, se ventiló hoy por la mañana en la Gobernación.
Fue uno de los cónclaves de catarsis oficial tras la dura derrota electoral que en la Provincia dejó a Vidal casi 20 puntos por debajo del candidato peronista Axel Kicillof, que arrancó ayer con los intendentes y que se prolongó por la tarde con los diputados nacionales.
Vidal bajó el mensaje al que se abrazó tras la derrota. “Hay que escuchar a la gente”, repitió una y otra vez como un mantra. El auditorio escuchó atento, y cuando la mandataria abrió el juego aparecieron algunos cruces con cierta carga de reproches por el derrape electoral que dejó a la mandataria contra las cuerdas. Aparecieron algunos discursos emotivos realizados por legisladores radicales que ensalzaron la figura de Vidal. Con ese clima instalado, apareció en escena Maricel Etchecoin, una diputada cercana a Elisa Carrió.
“Tenemos que trabajar todos juntos, la autocrítica hay que dejarla para más adelante, después de octubre”, señaló. Lejos de concluirse la discusión, el debate se reabrió. Apareció en escena el diputado Guillermo Bardón, un dirigente del riñon de Emilio Monzó, quien afirmó que una derrota por 20 puntos “merece que analicemos qué ocurrió en el proceso electoral”. Y abundó: “Quisiera saber qué autocrítica hacemos porque ni siquiera apareció el tan pregonado corte de boleta” en favor de la mandataria, como se especulaba en el oficialismo.
Los disparos hacia la estrategia nacional que terminó arrastrando a Vidal y a los candidatos locales estuvieron a cargo del radical Jorge Silvestre. Si bien no fueron reproches remarcados, fueron los pocos que se escucharon en la reunión de la que participaron, además, el vicegobernador Daniel Salvador y el secretario general de la Gobernación, Fabián Perechodnik, entre otros.
“Fue una reunión de autoayuda”, graficó uno de los asistentes. Y una arenga para salir a dar la pelea a pesar de la amplia diferencia que obtuvo Kicillof. También surgieron algunos planteos. Por caso, cuando se tocó el tema de la fiscalización y la decisión nacional de que el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, tome el mando del control de la elección en la Provincia. “En la sección Primera que estuvo a mi cargo no existieron errores”, sostuvo el diputado César Torres. Vidal, asintió. “Creer que se perdió por 20 puntos debido a un problema de fiscalización, es un error”, indicó la mandataria al tomar distancia de las sospechas de la Casa Rosada sobre la falta de compromiso o directamente ausencia de fiscales tanto en el Conurbano como en distritos del interior del país.
El encuentro dijo mucho, además, por la sillas vacías. Pegaron el faltazo los diputados Jorge Giaccobe y el radical Fernando Pérez. El primero comenzó a tomar distancia del oficialismo. Pérez, en cambio, ya fue candidato de Roberto Lavagna.
Excepto el diputado Marcelo Daletto que está de vacaciones, el resto del monzonismo dijo presente, entre ellos, Bardón y Gabriel Monzó. Sin embargo, frente a un escenario difícil de remontar, algunos de estos actores ya imaginan un futuro lejos de Juntos por el Cambio o de lo que quede tras los comicios de octubre. Y habrá que ver, además, si el radicalismo decide continuar junto al PRO.

COMENTARIOS