Emocionado, el candidato a presidente del frente de todos, Alberto Fernández, fue el último en hablar en el búnker donde reinó la felicidad por el amplio triunfo.
Emocionado, el candidato a presidente del frente de todos, Alberto Fernández, fue el último en hablar en el búnker donde reinó la felicidad por el amplio triunfo.
ELECCIONES 2019

Alberto Fernández le sacó una amplia ventaja a Macri de cara a octubre

El candidato presidencial de Frente de Todos le sacó más de 15 puntos al jefe de Estado, que va por su reelección. Las claves estuvieron en el triunfo de Kicillof en la Provincia ante Vidal, como en Santa Fe y Mendoza.

Alberto Fernández, ungido como candidato presidencial y acompañado en la fórmula electoral por la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner, fue el más votado en las primarias que definieron las candidaturas para las elecciones presidenciales de octubre, según el escrutinio provisorio oficial.
El ex jefe de Gabinete obtenía 47,36% respecto al 32,24% alcanzado por el candidato de Juntos por el Cambio, el presidente Mauricio Macri. Un total de 85,51% mesas habían sido escrutadas hasta el momento. La diferencia de 15 puntos porcentuales de Alberto Fernández lo dejó posicionado como potencial triunfador en la primera vuelta electoral de octubre, aunque el jefe de Estado prometió redoblar los esfuerzos para revertir el resultado.
Las claves del triunfo del Frente de Todos estuvieron, principalmente, en la contundente victoria de Axel Kicillof en la contienda por la gobernación bonaerense ante la actual mandataria, María Eugenia Vidal.
También en provincias de peso electoral como Santa Fe y Mendoza. El oficialismo triunfó en Córdoba y en la Ciudad de Buenos Aires.
Tres horas después del cierre de las urnas y aún sin resultados oficiales, Macri admitió que cosechó un mal resultado. “Estamos acá reconociendo que hemos tenido una mala elección y eso nos obliga a redoblar los esfuerzos para que en octubre continuemos con el cambio”, dijo el mandatario, quien busca su reelección.
Macri integró la fórmula oficialista junto al senador peronista Miguel Ángel Pichetto, con el que esperaba atraer los votos del PJ no kirchnerista. La finalidad de las primarias era definir los candidatos de cada partido, pero en esta contienda cada una de las fuerzas políticas habían definido a su postulante, por lo que permiten calibrar el respaldo con el que cuentan de cara a las presidenciales.

Es la economía...
Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit, dijo que el deterioro de la economía influyó en los buenos resultados de Fernández. “Más allá de la mala imagen que tuvo en este tiempo Cristina... está claro que el punto más débil de Macri es la gestión de la economía y más allá de que haya mejorado en estos últimos tres meses... la economía pesó más que cualquier otra cosa”.
Para las primarias se inscribieron nueve fórmulas presidenciales y 33,8 millones de personas estaban habilitadas para votar.
La participación electoral fue de 75% un porcentaje considerado alto para unas primarias, informó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Antes de conocerse el resultado, Fernández se mostró confiado y declaró que “conmigo la grieta (la feroz división política de los argentinos) se terminó para siempre y la venganza también”. Y sentenció: “Comienza un nuevo tiempo”.
La gran diferencia entre Macri y Fernández y la extrema polarización, que reparte entre los dos casi 80% de los votos, hace parecer difícil que el mandatario pueda remontar el resultado en los dos meses y medio que faltan para la primera vuelta, según los analistas.
En la primera vuelta se puede ganar con 45% de los votos o también si se obtiene 40% y una diferencia de 10 puntos con el segundo candidato.
Las primarias “siempre dan un resultado preliminar. En octubre crece con una mayor participación”, había dicho antes de conocerse el resultado Marcos Peña, jefe de gabinete.
La primera vuelta está fijada para el 27 de octubre y el eventual balotaje el 24 de noviembre.
Como tercera opción se presentó la fórmula del ex ministro de Economía Roberto Lavagna con el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey, del peronismo de centro, que consiguió solo 8,35%.
En cuarto lugar, se ubicó la izquierda con Nicolás del Caño y en quinto lugar la sorpresa fue el ex funcionario de Macri, Juan José Gómez Centurión, que supo cosechar las adhesiones de los movimientos “celestes” antiabortistas. Un escalón más abajo quedó el economista José Luis Espert.
En total, hubo 10 fórmulas presidenciales. Cuatro ya quedaron fuera de carrera por no pasar el piso del 1,5 de los votos. En los comicios también se definieron las candidaturas para renovar un tercio de la Cámara de Senadores (24 escaños) y la mitad de la de Diputados (130 bancas), así como candidatos a gobernador, vice, legisladores, alcaldes y representantes comunales de la provincia de Buenos Aires.

COMENTARIOS