La muerte de Débora Pérez Volpin: el endoscopio fue adulterado y no funcionaba bien

La muerte de Débora Pérez Volpin: el endoscopio fue adulterado y no funcionaba bien

Así lo confirmó un peritaje al dispositivo que entregó a la Justicia el sanatorio donde murió la periodista.

A más de un año de su muerte, un peritaje al endoscopio que entregó el sanatorio La Trinidad de Palermo, donde la periodista murió el 6 de febrero de 2018, reveló irregularidades en el dispositivo.

Al respecto, el abogado de la familia de la periodista, Diego Pirota, explicó que el instrumento fue analizado por “dos ingenieros de la UBA” que “determinaron que no funcionaba correctamente” y detalló que al dispositivo le borraron el numero de serie.

La conductora de Arriba Argentinos murió en el sanatorio La Trinidad de Palermo mientras le realizaban una endoscopía, estudio que le habían ordenado hacer después de que se presentara en la clínica por un dolor abdominal.

Por su muerte ya fueron procesados por homicidio culposo el médico endoscopista que intervino en el estudio, Diego Bialolenkier y la anestesista Nélida Inés Puente, que serán juzgados a partir del próximo 10 de junio.

“El estudio determinó que el endoscopio que el sanatorio entregó a la justicia no funciona correctamente en todas sus prestaciones. Pero además le borraron en forma adrede el número de serie. No hay numeración en el aparato, está raspado“, insistió.

Además, Pirota sostuvo que con dicha “maniobra tratarían de buscar que no se pueda saber si era el que se usaba con frecuencia” y explicó que el hecho de que ese instrumento haya sido entregado por el sanatorio, no significa que haya sido el usado en el estudio que derivó en la muerte de la periodista.

“Si no funcionaba correctamente entonces avalaría la teoría de que se hizo una conexión clandestina de aire a la pared, que insufló una cantidad que no es la correcta“, indicó. “Si el equipo fue este y no lo cambiaron, como sospechamos, no funciona. Y si no fue éste, ¿por qué lo sustituyeron?”, afirmó.

Por último, el abogado cuestionó que haya constantes presentaciones para dilatar el juicio, cuyo comienzo está previsto para el próximo 10 de junio, y que Bialolienker hizo una presentación ante la Corte Suprema para que analicen el rechazo de la probation que había propuesto (realización de tareas comunitarias para evitar el proceso).

La autopsia determinó que Débora murió por “una perforación instrumental del esófago torácico, que luego le produjo un paro cardiorrespiratorio”. El juez que lleva la causa, Carlos Bruniard, cerró la instrucción el 20 de septiembre pasado y elevó el caso a juicio oral.

COMENTARIOS