El Gobierno busca avanzar con el acuerdo pese a las críticas de Massa y el kirchnerismo

El Gobierno busca avanzar con el acuerdo pese a las críticas de Massa y el kirchnerismo

El presidente Mauricio Macri intentará lograr acercamientos con la oposición a través de reuniones bilaterales.

Con el objetivo de enviar una señal a los mercados de cara a las elecciones de octubre, el Gobierno busca negociar con el peronismo un acuerdo de diez puntos frente a la difícil situación económica y política del país.

Sin embargo, la iniciativa fue cuestionada por el massismo quien tildó al Gobierno de “terco” y por el kirchnerismo. Por eso, este lunes, Macri bosquejará su siguiente paso. Con el objetivo de involucrar en el debate a dichos sectores y también a la Izquierda, el presidente no descarta una convocatoria legislativa, que operaría a través de Emilio Monzó.

Además, analiza una ronda de encuentros con dirigentes opositores, aunque la agenda de nombres no está, todavía, definida.

El líder del Frente Renovador, Segio Massa volvió a cuestionar la postura del Ejecutivo de no realizar una convocatoria “a toda la oposición”, y aseguró que es un “Gobierno terco, que repite una y otra vez: ‘no hay otro camino, es por acá'”.

“Pero nosotros sabemos que hay otra manera de hacer las cosas, que hay otras soluciones, que hay alternativa”, expresó el líder del Frente Renovador a través de un documento titulado “Argentina necesita políticas de Estado, no marketing electoral”.

Massa también apuntó contra la Rosada por la difusión de las conversaciones. “El Gobierno filtró a los medios de comunicación que estaría negociando una declaración conjunta con Juan Manuel Urtubey, Miguel Pichetto y conmigo. No fue el anuncio de una negociación real y sincera, sino una nueva operación del Gobierno para distraer y dividir a la oposición. El diálogo no se hace a través de filtraciones de prensa; y los acuerdos no se construyen por WhatsApp“.

Cristina Kirchner, por su parte, pronosticó que el llamado del gobierno es electoral y mandó a decir a los suyos que si hubiese un llamado de la Casa Rosada, no aceptaría discutir a libro cerrado. “Esos diez puntos, no”, explicó un vocero K, según informa Clarin.

Martín Lousteau encarnó la variable positiva. “He hablado con el Presidente y lo noto queriendo entender y trabajar entre todos”, dijo en declaraciones a Radio Mitre, mientras que Juan Manuel Urtubey ratificó su voluntad de dialogar aunque cuestionó que la convocatoria debió ser antes y no puede ser cerrada.

COMENTARIOS