Macri llamó a Pichetto, Lavagna y Urtubey para avanzar con el acuerdo
EL PRESIDENTE SE PUSO A LA CABEZA DE LA BÚSQUEDA DE CONSENSOS, PARA LA GOBERNABILIDAD DESPUÉS DE LAS ELECCIONES

Macri llamó a Pichetto, Lavagna y Urtubey para avanzar con el acuerdo

El Presidente impulsa personalmente el entendimiento del Gobierno con una parte de la oposición. No hay respuestas contundentes aún.

Mauricio Macri se puso al frente de las negociaciones entre el Gobierno y la oposición para plasmar puntos de consensos. El jefe de Estado se comunicó personalmente este viernes con el rionegrino Miguel Pichetto, con el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey y con Roberto Lavagna, quien por la mañana había criticado el borrador que circuló el jueves.
También llamó a Sergio Massa, según confirmaron en el entorno del mandatario, aunque el tigrense le pidió hablar en las próximas horas. Pichetto y Urtubey se mostraron disponibles, pero el diálogo telefónico entre Lavagna y el Presidente fue tenso.
“Estamos en el mismo lugar, porque es un contrato de adhesión y no está proponiendo una metodología de consenso”, le espetó el ex ministro de Néstor Kirchner, que había criticado en declaraciones y vía Twitter todos los puntos del borrador, que publicaron los medios.
“Hubo una discusión, no entendió que no tenemos que estar de acuerdo en todo”, lamentaron en el oficialismo. Aseguran que Rogelio Frigerio “no tuvo tiempo” de conversar con el ex ministro de Economía. Consideraban que el enojo de Lavagna fue por “la forma” y porque se enteró de la noticia a través de los medios, igual que buena parte del Gabinete.
En el Gobierno se tomaron con calma el desaire del economista. Consideran que el “círculo rojo” -empresarios y medios- y el mercado recibieron con muy buenas expectativas la idea de los consensos. Confían en que ese detalle no permitirá que el ex ministro o Massa se alejen demasiado. “Ya no nos quedamos solos”, juzgan sobre el eco que tuvo la noticia.

Frigerio hubiera preferido mantener las conversaciones por lo bajo para no herir susceptibilidades y cocinar el acuerdo en silencio, pero los 10 puntos de un borrador se filtraron este jueves. El ministro empezó a negociar con Pichetto hace varias semanas en la casa del senador.
El ministro del Interior, en tanto, seguirá tendiendo puentes con otros opositores, aunque no está claro cómo será la modalidad de las conversaciones ni del hipotético documento que pueda surgir de las mismas.
El Presidente ya había conversado a solas con el jefe de la bancada del PJ en el Senado, el referente de la oposición que más valora. Esta idea empezó a gestarse luego de escuchar las declaraciones de Pichetto en el Nueva York. El rionegrino le pidió a Frigerio incluir a las pymes en el documento y a los sindicatos en la convocatoria. En el Gobierno no lo descartaron.
Las negociaciones avanzaron a otra velocidad desde el último fin de semana. Ya habían hablado con Urtubey y también con Massa, que tiene línea directa con su amigo, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta. Martín Lousteau también fue consultado y, según dijeron en Balcarce 50, habría dado su visto bueno.
En el oficialismo creen que algunos interlocutores los traicionaron. Los dardos apuntan a Sergio Massa, aunque nadie atacará al tigrense en público. Por el contrario, Frigerio -en declaraciones a Mitre- ponderó el discurso del ex intendente de Tigre, que había exigido un diálogo al oficialismo. El Presidente planeaba volver a llamarlo después de la dura conferencia de prensa del líder del FR.
Por la mañana, Macri había ampliado su convocatoria a un gobernador amigable con la Rosada, como el neuquino Omar Gutiérrez, con quien compartió un viaje en helicóptero para llegar a Vaca Muerta. “Es importante construir acuerdos básicos en donde pongamos por delante el país”, dijo el referente del MPN. El foco en principio estará puesto principalmente en los dirigentes con aspiraciones nacionales.

COMENTARIOS