Falleció Esteban Righi
EN BUENOS AIRES

Falleció Esteban Righi

Fue protagonista del peronismo en los primeros años de la década de 1970 y terminó su carrera como un hombre de confianza del kirchnerismo

Esteban Righi, procurador general de la Nación entre 2004 y 2012 y ex ministro del Interior durante el gobierno de Héctor Cámpora, falleció hoy a los 80 años. Familiares y amigos del ex jefe de los fiscales y militante peronista despidieron sus restos en la casa velatoria ubicada en O´Higgins 2842, en el barrio porteño de Nuñez.
Nacido el 4 de septiembre de 1938, Righi fue un protagonista del peronismo en los primeros años de la década de 1970 y terminó su carrera como un hombre de confianza del kirchnerismo para los momentos de tensión entre el Gobierno y el Poder Judicial, hasta que renunció por una denuncia del ex vicepresidente Amado Boudou.
Righi, llamado "Bebe" por sus amigos y conocidos, fue nombrado procurador general de la Nación en 2004, a propuesta del entonces presidente Néstor Kirchner y hasta 2012, recién comenzado el segundo mandato de la ex mandataria Cristina Kirchner, respaldó distintas medidas del Gobierno en el plano judicial.
El entonces procurador avaló la reforma del Consejo de la Magistratura de 2006 y se pronunció a favor de la Ley de Medios en 2011, cuando la administración de Cristina Kirchner y el Grupo Clarín se enfrentaron en los tribunales por la aplicación de esa norma.
También tuvo un papel central en algunas de las primeras polémicas que rodearon al kirchnerismo, como el recorte de funciones en 2008 al entonces fiscal de Investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, que le valió críticas de la oposición.
Entre los casos más resonantes en los que intervino como procurador estuvo el "caso Tejerina", de 2006: Righi pidió a la Corte Suprema de Justicia que revocara la sentencia de prisión impuesta a la joven jujeña Romina Tejerina por el asesinato de su hijo recién nacido, tras argumentar que la acción de la mujer se fundó en que el niño fue fruto de una violación.
Righi renunció a la Procuración General en 2012, en medio de un duro cruce con el entonces vicepresidente Amado Boudou, quien era investigado por el supuesto tráfico de influencias para apropiarse de la empresa Ciccone Calcográfica, dedicada a la impresión de billetes.
En abril de 2012, Boudou brindó una conferencia de prensa en el Senado, donde afirmó que el estudio jurídico que Righi había fundado como abogado le había ofrecido aceitar sus contactos con la Justicia Federal para hacer frente a la causa en su contra.
Seguidamente, el entonces vicepresidente (que actualmente está preso por esa causa judicial) denunció penalmente a Righi por "trafico de influencias" y el procurador decidió presentar su renuncia por considerar que fueron afectados su "honor y la honra familiar".
"Inexorablemente se demostrará la falsedad de las afirmaciones e imputaciones con las que se me ha agraviado", subrayó Righi en la carta que le presentó a la entonces presidenta Cristina Kirchner.
Por aquellos días, el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández cuestionó que la mandataria "prefiera perder a un fiscal probo como Esteban Righi, un hombre irreprochable, para sostener a este personaje que ha puesto como vicepresidente de los argentinos", en referencia a Boudou.

COMENTARIOS