Martín Báez se presentó en el juzgado de Rio Gallegos, luego de ser intimado con ir a prisión

Martín Báez se presentó en el juzgado de Rio Gallegos, luego de ser intimado con ir a prisión

Martín Báez, hijo del detenido empresario santacruceño Lázaro Báez, se presentó hoy en el juzgado federal de Río Gallegos para hacer saber que está a disposición de la justicia, luego de que el Tribunal Oral Federal 4 lo intimó, en el juicio oral y público que se le sigue por lavado de dinero.

Báez informó al juzgado santacruceño que tenía pasajes para volar hacia la Ciudad de Buenos Aires esta noche, luego de haber recibido la intimación de presentarse, bajo apercibimiento de ordenar su detención.

Fuentes judiciales dijeron que el plazo de la intimación fue extendido por la justicia hasta las 8 de mañana.

Los jueces del TOF 4, Néstor Costabel, Gabriela López Íñiguez y Adriana Palliotti, habían advertido de que ordenarían su encarcelamiento, pero no resolvieron aún un pedido de detención que había formulado el fiscal del juicio en diciembre.

El fiscal Abel Córdoba había solicitado antes de la feria judicial que Martín Báez fuera detenido porque se había detectado que había retirado dinero de cuentas bancarias de las que es beneficiario, burlando la inhibición judicial.

En el pedido de detención, el fiscal Córdoba había recordado que sobre Martín Báez pesaba un embargo de más de 10 millones de pesos y que sin embargo siguió "con la articulación y ejecución remota de complejas y millonarias maniobras" que le permitieron eludirlo.

La información utilizada en el pedido de detención habría surgido de informes elaborados por la unidad de Información Judiciales, explicaron fuentes judiciales.

La intimación a Martín Báez ocurrió en el marco de la reanudación del juicio oral que se le lleva adelante contra Báez, sus cuatro hijos y una veintena de procesados por lavado de dinero ilegal, fruto de irregularidades en la obra pública en Santa Cruz durante el kirchnerismo.

El juicio oral se sigue por maniobras multimillonarias de lavado de activos a través de empresas off shore, cuentas en el exterior y compra de bonos.

En Río Gallegos, la llegada del joven Báez al juzgado fue seguida con atención por la prensa local que lo vio llegar pasadas las 13, solo, con el cabello largo atado con una gomita, con zapatillas y campera oscura, al edificio ubicado en San Martín y Zapiola.

Báez salió a las 15.38 del juzgadopor una puerta trasera que da a la calle Zapiola, donde lo esperaba una camioneta Ford Ranger 4x4, a la que subió rápidamente y sin hacer declaraciones a la prensa.

Casi en forma simultánea, uno de sus hermanos Leandro Báez caminaba por la zona del juzgado acompañado por una joven.

COMENTARIOS