Abusos en Chile: el Papa pidió ser "diligentes"
CASOS DE PEDOFILIA

Abusos en Chile: el Papa pidió ser "diligentes"

El papa Francisco le pidió hoy a los obispos chilenos que sean "extremadamente delicados y diligentes" para responder a las víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes, en medio de la crisis en la Iglesia trasandina por los repetidos casos de pedofilia en el clero.
El pontífice recibió ayer en el Vaticano a la cúpula de la Iglesia chilena, con quienes tuvo "un encuentro muy fraterno" de una hora en el Palacio Apostólico y luego de dos horas durante el almuerzo, según explicó en diálogo con la prensa en Roma el obispo Fernando Ramos, secretario general de la Conferencia Episcopal de Chile
"Fue un encuentro muy fraterno en el que expusimos nuestro recorrido de lo que pasamos como Iglesia este año, desde la visita del papa en enero de 2018 hasta ahora, así como cuáles son los compromisos que estamos haciendo", explicó Ramos.
Además de Ramos, estuvieron hoy con el pontífice el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Santiago Jaime Silva Retamales; el vicepresidente de la institución, René Osvaldo Rebolledo Salinas; el cardenal Ricardo Ezzati Andrello, arzobispo de Santiago; y el obispo Juan Ignacio González Errázuriz.
"Nos habló de la importancia de acoger a las victimas, y nos dijo que hay que ser extremadamante delicados y diligentes en recibir sus peticiones y demandas", reveló el obispo chileno.
La reunión se dio a poco más de un mes de la cumbre extraordinaria sobre pedofilia convocada por el pontífice del 21 al 24 de febrero en Roma y a la que llamó a los presidentes de todos los episcopados del mundo.
"Será un encuentro muy importante para alinear a la Iglesia universal para enfrentar este flagelo que son los delitos sexuales a menores de edad", agregó Ramos, que llegará a Roma para representar a su país.
Además, el encuentro de esta mañana, sobre el que el Vaticano prefirió no hacer declaraciones, se da tras la histórica renuncia en masa de 32 obispos chilenos en mayo de 2018, jaqueados por la crisis de abusos en su país que explotó durante el viaje de Francisco en enero pasado.
De los 32 obispos que presentaron la renuncia, Jorge Bergoglio decidió remover a siete y nombrar "administradores apostólicos" en las sedes que quedaron vacantes.
"El resto están todos en funciones", confirmó hoy Ramos que convinieron con el pontífice.
La crisis de la Iglesia chilena explotó a raíz del caso del sacerdote Fernando Karadima, condenado por abusos, y la red de obispos que habían ayudado a cubrir sus delitos y dificultar las investigaciones.
Así, el propio Francisco se vio obligado a cambiar su postura de defensa del obispo de Osorno, Juan Barros.

COMENTARIOS