El presidente Mauricio Macri recibió ayer al diputado nacional por la provincia de Río Negro, Sergio Wisky.
El presidente Mauricio Macri recibió ayer al diputado nacional por la provincia de Río Negro, Sergio Wisky.
LA ESTRATEGIA ELECTORAL DEL GOBIERNO DE VIDAL

En la Provincia insisten con adelantar las elecciones

En la Gobernación no bajan la guardia, pero en la Nación por ahora no quieren saber nada. Macri se junta con los mandatarios de Cambiemos.

En el gobierno bonaerense creen que es la mejor estrategia electoral posible. Pero en la Casa Rosada, resisten la idea. En esa suerte de tironeo político silencioso que se libra hacia el interior del oficialismo, la idea de María Eugenia Vidal de adelantar la elección en la Provincia no ha sido archivada.
En las últimas horas fuentes de la administración de Mauricio Macri ensayaron una suerte de embestida mediática en busca de minar el proyecto vidalista. Adjudican al jefe de Gabinete, Marcos Peña, la difusión de algunas encuestas que muestran al Presidente ganando terreno en la consideración pública. Siempre según ese sondeo, estaría 8 puntos por encima de su principal contendiente, Cristina Kirchner.
Peña es, junto a Jaime Durán Barba, quien más resiste el adelantamiento en la Provincia porque juzga que perjudicaría a Macri que iría a la elección de octubre sin la tracción de Vidal, la dirigente con mejores números en el país.
Cerca de Vidal piensan bien distinto. Sostienen que asegurar un triunfo anticipado en la Provincia -la fecha tentativa que se baraja es el 30 de junio-, sería un elemento decisivo para potenciar a Macri en la Provincia. El Presidente mide en territorio bonaerense varios puntos menos que la Gobernadora.
En la Gobernación estiman además que una eventual triunfo anticipado en territorio bonaerense impactaría fuerte sobre Cristina. Creen que llegaría con menos ímpetu a las generales de octubre y, en especial, con un respaldo menos comprometido de los intendentes del PJ que ya habrán jugado su suerte en junio.
En medio de ese tironeo, como viene informando este diario, a Vidal le hará falta un poco más que convencer a Macri para adelantar la elección. Deberá suspender la ley de las Primarias (que establece que deben ser simultáneas con las nacionales) y cambiar el Código Electoral que obliga a que las elecciones se realicen entre los 30 y 120 días antes de la finalización del mandato.
Allí entra en juego Sergio Massa y sus legisladores. El tigrense prestaría número para sancionar esas iniciativas pero a cambio reclamaría que se use el sistema de boleta única de papel en lugar de la sábana. Un cambio que también requiere una ley.
Massa busca de esta forma eliminar el “efecto arrastre” que podría ejercer la candidatura de Vidal sobre sus distritos, ya que con el sistema que se usa por ejemplo en Santa Fe, todos los candidatos a gobernador irían en una boleta y, separados, los intendentes en otra.
Pero no da señales de ceder al intento bonaerense avalado además por la mayoría de los intendentes oficialistas. En ese marco, y con el objetivo de recuperar la iniciativa política y conducir el proceso electoral que se avecina, Macri elaboró una agenda durante su estancia en Villa la Angostura, Neuquén, que incluye a los principales referentes provinciales de Cambiemos: los gobernadores Alfredo Cornejo (Mendoza) Gerardo Morales (Jujuy) y María Eugenia Vidal (Buenos Aires) y el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

COMENTARIOS