Argentina desestimó los dichos de Brasil sobre el Mercosur
COMERCIO INTERNACIONAL

Argentina desestimó los dichos de Brasil sobre el Mercosur

El canciller Jorge Faurie desaprobó ayer un cambio en la relación comercial entre ambos países, algo que deslizó Pablo Guedes, futuro ministro de Economía de Jair Bolsonaro.

El canciller argentino, Jorge Faurie desestimó un cambio en la relación comercial entre Argentina y Brasil, algo que afirmó Pablo Guedes, futuro ministro de Economía del presidente electo, Jair Bolsonaro.
El economista Paulo Guedes dijo que el bloque regional no será una prioridad del nuevo gobierno. El canciller argentino pidió esperar y consideró que sus palabras fueron dichas como parte de la campaña
"Dejemos ahora que los ministros designados por el presidente los vayamos conociendo por sus decisiones fuera de la campaña", analizó.
"Brasil es nuestro principal socio, es el país con el que hemos construido nuestra historia, nuestras vinculaciones y también hemos construido el Mercosur, y tenemos que seguir trabajando para adecuarlo en función de los tiempos en que cada uno vive", precisó el canciller.
Ante las críticas realizadas por el futuro ministro de Hacienda del presidente electo, en el sentido de que el Mercosur es un bloque ideológico, Faurie aseguró: "Creo que no fueron esas las palabras del futuro ministro designado Guedes, él lo que dijo es que debían alejarse de los procesos de integración que tuvieran un contexto de alta ideologización".
Y explicó: "En la Argentina estuvimos intentando desde hace tres años que los procesos de integración cumplan con los objetivos para los cuales fueron creados, la integración física, energética, comercial, y no dejar que esos mecanismos queden connotados por los discursos ideológicos".
El canciller argentino hizo estas declaraciones al término de la entrega de los Premios Exportar que Mauricio Macri encabezó en el Salón Blanco de la Casa Rosada. El jefe de Estado lamentó que muchas empresas "durante tanto tiempo solo encontraron carreras de obstáculos a la hora de exportar, en lugar de ayudarlos, y hubo rutas en mal estado, altísimos costos de logística, trabas para el financiamiento, trámites engorrosos, mercados cerrados, y también coimas para avanzar cuando tenían que salir del país".
El presidente dijo: "Quiero ser muy claro en este punto: si en algún punto en el camino, alguien les pide algo que no corresponde, (les pido que) se animen a denunciarlo, porque este es un trabajo que tenemos que hacer entre todos".
Además, reconoció: "Una de las cosas que más me apasionan es facilitarles la vida, facilitarles los trámites. Ya tenemos más de 1.200 trámites a distancia, que antes eran en papel; todo eso es tiempo de calidad para que ustedes puedan invertir en crear".
Y se mostró confiado en que las empresas argentinas puedan pasar de "un mercado de 44 millones de personas a otro de 7.000 millones de personas".
"¿Cómo no animarnos, cómo no seguir el ejemplo de cada uno de ustedes?", se preguntó, genuinamente satisfecho por los logros de las empresas premiadas, que "demuestran hasta dónde podemos llegar", concluyó el mandatario.

COMENTARIOS