Macri y Carrió buscan  bajarle el tono a los cruces
INTERNA EN CAMBIEMOS

Macri y Carrió buscan bajarle el tono a los cruces

El Presidente y su principal socia política se verán la cara de nuevo el jueves. La Coalición Cívica reconoció que la cuerda se tensó más de lo necesario.

Durante el pasado fin de semana, el Gobierno volvió a crujir por los cruces entre sus principales referentes y ministros. Esta vez la protagonista excluyente fue Elisa Carrió, que incluso amagó con pegar un portazo tras una serie de cambios dispuestos en la Afip que, según la diputada, equivalían a "aliarse con (Ricardo) Echegaray y su gente".
El sábado, Carrió amenazó a Mauricio Macri. "Elige o cae", le dijo durante la presentación del libro de Mariana Zuvic, en Corrientes, y aseguró que había perdido "la confianza" en el Presidente, las frases más duras que le propinó al propio Jefe de Estado desde que la alianza Cambiemos desembarcó en la Casa Rosada.
Los dichos de Carrió del sábado no cayeron nada bien en el entorno de Macri. Incluso en las filas de la Coalición Cívica reconocieron por lo bajo en las últimas horas que la cuerda se tensó un poco más que lo necesario.
"Hubo desinteligencias", aducen. Juran que lo que parecía la segura salida de los funcionarios Horacio Castagnola, Jaime Mecikovsky y Carlos Bo de la Afip al final no fue tal. Que en realidad no hubo remoción. Que fue una "modificación de roles". Que se sigue "investigando todo", por las críticas en torno a información vinculada con Angelo Calcaterra. Y que fueron "cambios operativos".
Lilita habló en buenos términos con Leandro Cuccioli, titular de la Afip.
En Casa Rosada, el tema sobrevoló aunque con menor intensidad en comparación a la polémica por los aumentos del gas. El ministro Rogelio Frigerio, sin embargo, aclaró tras la reunión de gabinete que "Macri" era el garante de "la lucha contra la corrupción y las mafias". Como para marcar la cancha.
"No rompo Cambiemos", aclaró el domingo la líder de la CC para bajarle el tono a la disputa. "La verdad no es buena ni mala, pero no tiene remedio", agregó a través de su cuenta Twitter. Durante la semana, había sido durísima contra el ministro Germán Garavano, en vísperas del fallo de Casación que benefició a Carlos Menem en la causa armas.
En ese contexto, Macri y su principal socia política se verán la cara de nuevo el jueves, en un acto público vinculado a las Pymes, uno de los ejes en el más machaca la diputada.
Hace un mes, horas después de la reducción del Gabinete, tras las negociaciones en Olivos, que dejó a "Lilita" enfrentada con casi toda la coalición con excepción del jefe de Estado había señalado: "Que nadie se confunda: yo interpreto la voz del Presidente de la República. Todo lo que hice este fin de semana desde la chacra y el Presidente en Los Abrojos es una melodía frente a los grupos que querían sacarle todos los ministros", había avisado.
En tanto, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, se distanció de las declaraciones públicas que hizo la diputada Elisa Carrió en los últimos días. "El hecho que yo tenga buena relación, que la apoye y la valore muchísimo, no significa que yo tenga que pensar igual que ella", sostuvo.

COMENTARIOS