Pablo Moyano.
Pablo Moyano.
REFORMA LABORAL

Moyano amenazó con un paro general

El secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, amenazó con la realización de un paro general para repudiar la reforma laboral que impulsa el Gobierno y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, rechazó el planteo y le pidió al gremialista que "lea el proyecto" con "madurez suficiente" y que deje de "tirar piedras desde el costado".
"Les pediría a esos dirigentes que lean el proyecto de ley del que ellos mismos participaron. El hermano de Pablo Moyano (el abogado "Huguito" Moyano) era uno de los que estaba trabajando en la redacción de ese proyecto. Por eso, les pido la madurez suficiente para analizar lo que ellos mismos participaron de su redacción", sostuvo el funcionario nacional.
El integrante del Gabinete cuestionó la posibilidad que barajó el referente sindical de convocar un paro general desde la CGT para rechazar la reforma laboral que impulsa el Gobierno.
El ministro aseguró que "a veces hay dirigentes que se enmascaran en posturas que están más vinculadas a la coyuntura y no ven la realidad: ha crecido el empleo, ha bajado la pobreza, la inflación va siendo menor".
"Es un camino que tiene que sortear obstáculos y dificultades, pero si lo hacemos trabajando juntos, es más sencillo. Cuando lo hacen algunos tirando piedras desde el costado no favorecen en nada a que resolvamos los problemas", agregó.

Indemnizaciones
En ese sentido, el titular de la cartera laboral se refirió al tema de las indemnizaciones que plantea la iniciativa y explicó que "no se modifica el régimen indemnizatorio, sino que se define y con claridad, porque hay juzgados que fallan de una manera y otros de otra. Eso es imprevisibilidad para el desarrollo de la economía y de la capacidad productiva".
"Hay demandas laborales infladas terminan volcando pequeñas y medianas empresas, que son reticentes a contratar trabajadores porque nos saben cuál es el costo de la desvinculación", indicó el ex diputado nacional.
Y añadió: "Hay varias posturas. nosotros tomamos la de la Ciudad de Buenos Aires, que no incluye el aguinaldo; aunque otras jurisdicciones sí lo incluyen. Ahí puede haber diferencias y divergencias, pero es la tarea del legislador buscar los acuerdos. Tenemos mucho para poder trabajar todavía. No nos preocupa esto, sino que queremos que esté en la agenda de debate".
Consultado sobre la posibilidad de que el Gobierno acepte modificaciones al proyecto de ley enviado al Congreso, el ministro de Trabajo subrayó que por parte de la Casa Rosada "no se envían proyectos a libro cerrado".
En este sentido, remarcó que "los legisladores tienen que hacer su tarea e incorporar lo mejor para que genere previsibilidad, certezas y que haya un claro mensaje a los trabajadores y los empleadores de que las reglas van a ser respetadas, así que bienvenido ese debate".
Esa apertura a posibles modificaciones al proyecto por parte de los legisladores nacionales choca con la posición que hasta el momento mantiene el Bloque Justicialista del Senado, cuyos votos son la llave para que los proyectos del oficialismo avancen.
Miguel Pichetto, el jefe de esa bancada, señaló que no están dispuestos a tratar estas iniciativas debido al rechazo que genera entre los sindicatos y, según indicaron fuentes de ese bloque, algunos de los senadores que le responden consideran que corresponde al Gobierno llegar a un acuerdo con los gremios en torno al contenido de la reforma.

COMENTARIOS