La fiebre cambiaria acelera otra suba de los combustibles
ECONOMÍA

La fiebre cambiaria acelera otra suba de los combustibles

La “minicorrida” cambiaria que disparó el dólar a $21,20, la suba del precio internacional del crudo Brent a USD 73 el barril y el incremento del valor por tonelada del biodiésel para su mezcla obligatoria con gasoil, aceleraron la decisión de las petroleras de aplicar otro aumento en la tarifa de los combustibles.
Según los cálculos de las compañías productoras y algunos estacioneros a los que accedió ámbito.com, la próxima suba de naftas rondará el 6,57%.
Desde octubre de 2017, cuando el Gobierno nacional autorizó la liberación del precio de los combustibles, hasta abril pasado, la versión Súper de YPF en la ciudad de Buenos Aires se encareció 28,72%. En los surtidores el litro pasó de $19,74 a $ 25,41 en tan solo siete meses.


Si se tiene en cuenta que antes de la desregulación el dólar cotizaba $17,36 y el barril de Brent se pagaba USD 57,69, y que hoy el tipo de cambio escaló a $21,20 y el petróleo a USD 73, el nuevo valor de la nafta Súper de YPF debería ser $32,38 por litro, o sea, un 6,57% más que el mes pasado.
La petrolera estatal aplicó ajustes promedio de 6% en diciembre de 2017; de 4,5% en enero; de 3,5% en febrero y de 3% en abril último. En la misma línea ajustaron las privadas. “La decisión de los aumentos de los precios la tienen siempre las petroleras, ellos son los que compran el crudo, refinan y le ponen valor al producto final para ser distribuido. Las estaciones de servicio no intervienen”, dijo el presidente de Cecha, Carlos Gold, durante la última reunión del Consejo Directivo de la cámara en San Juan.

COMENTARIOS