Agüer justificó los subsidios del Estado a la Iglesia porque "las limosnas de la gente son miserables"

Agüer justificó los subsidios del Estado a la Iglesia porque "las limosnas de la gente son miserables"

El arzobispo de La Plata criticó fuertemente a los fieles y defendió el apoyo económico del Estado.

La polémica comenzó este miércoles cuando el Jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, contestó en su informe de gestión cuál es el sueldo de los Obispos y la cantidad de dinero que la Ley de Presupuesto le destinó este año a la Iglesia Católica.

Eñ Monseñor Héctor Aguer fue consultado sobre el tema en el programa de Nelson Castro en Radio Continental y acusó al funcionario “de no saber a que está destinado su sueldo”. “Me preguntaban qué hacía con los $40 mil, no me lo guardo. Mi sueldo lo gasto para darle a los pobres y para pequeñas cosas mías”, respondió Aguer, ante la polémica que se planteó luego del discurso de Peña.

Sin embargo, Aguer no sólo salió al cruce del gobierno nacional, sino que cruzó a los fieles del catolicismo y los tildó de “miserables”. “Hay una mala educación en los fieles católicos que no aportan en la limosna, la colecta es miserable”, lanzó.

La respuesta de Peña encendió la polémica y muchos legisladores se pronunciaron al respecto. Para la dirigente radical, Carla Carrizo lo que gasta el Estado en la Iglesia católica "es una desmesura" porque "tienen el sueldo de un juez de primera instancia, mucho más de lo que gana un maestro, y no pagan ganancias". En este sentido, y una vez abierto el camino para instalar el debate, el bloque buscará reflotar en las próximas semanas un proyecto presentado en 2016 para equiparar los sueldos de los principales funcionarios de la religión católica con lo que cobra un docente universitario.

Entre las opiniones sobre el vínculo que guarda el Estado argentino y la Iglesia Católica, que es de mandato constitucional, el programa Terapia de Noticias emitido por LN+ reflotó una entrevista de Elisa Carrió en la que dijo que pidió que se separaran. "Me parece muy bien la separación entre Iglesia y Estado; yo, que soy creyente, si fuese Presidente derogaría la ley que le da sueldos de secretarios de Estado a los obispos porque creo que esas relaciones no son buenas para los creyentes", dijo la diputada nacional dos años atrás.

COMENTARIOS