Contactos entre Máximo Kirchner  y Pablo Moyano para construcción de un espacio político opositor
NEGOCIACIONES

Contactos entre Máximo Kirchner y Pablo Moyano para construcción de un espacio político opositor

El líder de La Cámpora y el camionero ya tuvieron varias comunicaciones. La marcha sindical del miércoles será un mojón en el camino hacia la unidad.

El diputado nacional y líder de La Cámpora, Máximo Kirchner, y el secretario adjunto del gremio de Camioneros, Pablo Moyano, acordaron trabajar en la construcción de un amplio espacio político que tendrá su expresión sindical este miércoles, en el acto convocado por los camioneros contra el modelo económico del gobierno.
Según consigna el portal web Infobae, los contactos telefónicos entre ambos dirigentes comenzaron a fines de 2017 para articular la resistencia callejera y parlamentaria a la reforma laboral, y se mantienen por estos días de manera directa o a través de terceros.
Fruto de esas negociaciones, asoma en el firmamento la figura de Juan Grabois. El titular de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep) es uno de los enlaces más activos de los movimientos sociales con el sindicalismo combativo.
En un reciente encuentro con Hugo Moyano, donde emergieron duras críticas a Mauricio Macri y su gabinete, Grabois bregó por “ponerle fin a estos chetitos tecnócratas”.
El dirigente social es consultor del Pontificio Consejo de la Justicia y de la Paz de la Santa Sede y su organización integra el “Tridente de San Cayetano”, junto con Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa.
La articulación de Máximo con Pablo, y de este con Grabois, alteró el mapa político-sindical y profundizó las contradicciones del PJ.
El espacio de Sergio Massa dio muestras de ser el más afectado. Primero se desmarcó de Felipe Solá y Daniel Arroyo, quienes se habían prestado a participar en un “encuentro de unidad” de las distintas vertientes del peronismo.
Massa, por ahora, no está dispuesto a sacrificar su acuerdo con la líder del GEN, Margarita Stolbizer, aunque tampoco quiere quebrar su relación con los Moyano.
Asimismo, desde el gremio de los Gastronómicos, liderado por Luis Barrionuevo, señalaron que “el obstáculo fue Máximo” para no sumarse a la movilización del miércoles. “Nosotros no tenemos nada que ver con La Cámpora ni con el kirchnerismo”, justificó Barrionuevo. Los gordos de la CGT esgrimieron el mismo argumento.
Así las cosas, la ruptura cegetista es un hecho y los camioneros, con el guiño del kirchnerismo, buscan reemplazar a la actual conducción tripartita por otra más aguerrida, que contenga a la CTA. No es casual: la central de Hugo Yasky dirá presente en la protesta convocada por Moyano.
Ya en noviembre de 2017, la propia Cristina Fernández de Kirchner dejó entrever su buena sintonía con el joven camionero. “Con Pablo Moyano nos une la esperanza”, sorprendió la ex presidenta en un tuit, luego de que el gremialista le marcaba la cancha a los gobernadores del PJ.
Los contactos anteceden a la embestida judicial contra el gremio de camioneros pero se profundizaron después de esta. “Apretar para precarizar”, tituló La Cámpora el comunicado de condena a las denuncias contra Hugo Moyano por presunto lavado de dinero.
Ahora, la ex mandataria mandó a los suyos a engrosar las columnas que se movilizarán para respaldar a los Moyano.

COMENTARIOS