Durante este verano se mantiene la tendencia del turismo de corta estadía.
Durante este verano se mantiene la tendencia del turismo de corta estadía.
TEMPORADA DE VERANO

A la moda de vacaciones cortas, se suman los viajes relámpago

Las familias se inclinan por estadías breves y están quienes van por uno, dos o tres días y si el tiempo no acompaña, se marchan y regresan otro fin de semana.

"Vamos con los chicos, salimos bien temprano, disfrutamos de la playa, comemos, unos tiritos en el casino y volvemos", aseguran algunos turistas que deciden hacer viajes relámpago cada vez con mayor frecuencia.
Esta es una nueva costumbre de los más osados en el marco de las reformas de vacaciones que se ven en las épocas que corren y que, cada vez dejan más lejos aquellos veranos en los que las familias alquilaban casas o departamentos por un mes y en ocasiones hasta por toda la temporada.

Mardel toma color
Mar del Plata empieza a cobrar su habitual color de verano, con una interesante cantidad de gente que, si bien por estos días es inferior en número al del gran aluvión de visitantes que se vio en el fin de semana de Año Nuevo, le está dando color en las calles y en las playas a este tramo inicial del 2018.
Aunque con hábitos diferentes a los de las viejas temporadas, poco a poco se va incrementando la masa de público en arterias principales, playas, lugares públicos y espacios de recreación.
En ese sentido, 2018 arrancó con un buen ritmo, y con el correr de los días, esa tendencia se fue haciendo más intensa, especialmente a medida de que se va acercando el primer fin de semana del año, con un aumento notorio en cuanto al arribo de nuevos turistas, número bastante mayor respecto de los que dejaron esta ciudad en las últimas horas.
A esta altura de los acontecimientos, ya es una realidad que a la hora de salir de vacaciones o aprovechar el tiempo de descanso, es muy poco frecuente que aparezca un grupo familiar dispuesto a alquilar casa o departamento por una quincena y, mucho menos, por un mes o un temporada, como ocurría varios años atrás.

Turistas golondrinas
Desde hace un tiempo se ha comenzado a imponer la modalidad de "turistas golondrina", esos que salen sin un alojamiento definido (y a veces hasta sin destino fijo) para ver qué encuentran en el camino y cuál de las opciones se ajusta mejor a sus bolsillos.
De hecho, en la pulseada de la oferta y la demanda, los propietarios han tenido que ceder en su posición inicial y aceptar alquileres por semanas y hasta por días que, mayormente, no superan los cinco.
Este sistema de vacaciones móviles permite, incluso, hacer frente a las complicaciones climáticas: si el pronóstico dice que se van a venir varios días feos "nos volvemos a casa y regresamos más adelante, cuando valga la pena".
Del mismo modo, cuando en Buenos Aires se desatan las olas de calor que están golpeando con dureza (y que se incrementa con los cortes de luz que sufren muchísimos habitantes de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires) algunos hasta se atreven a pegarse una escapada de tres, dos e incluso, un solo día.

Precios peleados
Desde el Colegio de Martilleros de Mar del Plata, aseguran que los alquileres están en niveles superiores a los del año pasado "mejor de lo que esperábamos". Además aseguran que los turistas que están viniendo a Mar del Plata en el inicio de la temporada se caracterizan por pelear mucho el precio de las estadías.
La zona que mejor trabaja es la del centro de Mar del Plata donde en promedio, el alquiler de un monoambiente por una quincena arranca en 10 mil pesos (un piso similar al del año anterior), uno de dos ambientes se inicia en 13 mil pesos y uno de tres ambientes en 17 mil pesos.
Pero el hecho de recorrer la ciudad y pelear los precios, a menudo ofrece réditos y descuentos muy importantes.
Por su parte, desde la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica aseguran que la temporada de verano se inició con mucha fuerza en el arranque del año y con un 70 por ciento de reservas hoteleras en Mar del Plata.
Luego bajó la demanda pero, de todas formas, se mantienen las buenas expectativas de cara al fin de semana. El cambio de modalidad por parte de los veraneantes se basa, básicamente, en que ahora eligen estadías que en promedio son de tres días.

COMENTARIOS