Día clave para la reforma previsional en Diputados
PARO, MARCHAS Y CORTES DE CALLES

Día clave para la reforma previsional en Diputados

Cambiemos se respaldará en funcionarios que responden a los gobernadores para convertir en ley, en la Cámara Baja, la modificación del sistema de actualización de los haberes jubilatorios, durante una sesión especial que anticipa un fuerte debate entre el oficialismo y el kirchnerismo, con manifestaciones en las inmediaciones del Congreso y un paro general de la CGT.

El interbloque Cambiemos -que conduce el radical Mario Negri- llegará a la sesión especial de las 14 por la reforma previsional con un acuerdo político bajo el brazo, celebrado el viernes con mandatarios provinciales y algunos diputados opositores, que en principio le alcanzaría al Gobierno para conseguir el quórum reglamentario de 129 legisladores, el paso previo a la aprobación de un proyecto que considera clave.
El consenso se logró en virtud del compromiso oficial de otorgar una compensación a los jubilados por el desfase entre los dos sistemas: la ley de movilidad que rige desde 2009 se basa en una actualización semestral de acuerdo a la evolución de la recaudación y la variación salarial, y la nueva sería trimestral y resultante de una combinación entre la inflación e incremento del sueldo promedio.
Si todos cumplen las promesas, Cambiemos debería arrancar la sesión con la presencia de unos 140 legisladores, teniendo en cuenta que el oficialismo tendrá 105, a los que se sumarían unos 25 que aportarán los gobernadores del Interbloque Argentina Federal -que conduce Pablo Kosiner-; 4 de Evolución Radical -conducidos por Martín Lousteau-; 6 del Frente Cívico de Santiago del Estero, y 2 de monobloques.
Ese acuerdo, que implicará al Estado un desembolso de 4.000 millones de pesos, establece que se otorgará un adicional de 700 a aquellos que cobren jubilaciones menores de 10.000 pesos con más de 30 años de aporte; de 315 pesos a los que tengan 30 años de aporte, y 400 a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.
El jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, insistió ayer en que la reforma previsional “es una muy buena ley”, lograda “con un histórico acuerdo con los gobernadores de diferentes signos políticos”.
En declaraciones a radio Mitre, aseguró que los jubilados se van a beneficiar “con cinco puntos más que la inflación” y con un bono para los haberes menores a diez mil pesos.
La sanción de la reforma previsional es central para el presidente Mauricio Macri, artífice del paquete de leyes entrelazadas entre sí, y que fueron consensuadas con los mandatarios provinciales, por lo cual necesita que se aprueben los seis proyectos que forman parte del mismo conjunto, como el presupuesto, los acuerdos fiscales, el revalúo de los balances empresarios y las reformas tributarias y previsional, siendo éste último el que genera una fuerte división del arco político.
Si bien el oficialismo logró la aprobación del proyecto previsional en el Senado, la discusión se complicó en Diputados, donde el kirchnerismo, el massismo y la izquierda conservan una significativa influencia.
Con el telón de fondo de los graves incidentes, el Frente para la Victoria logró que se levantara la sesión, festejando con massistas y la izquierda, que celebraron lo que consideraron un triunfo.
Hoy tampoco será fácil la jornada para Cambiemos, porque si bien ratificó un acuerdo con los gobernadores peronistas, el FPV y el massismo buscarán trabar la sesión, y de nuevo habrá marchas callejeras, aunque en esta ocasión la seguridad del Congreso ya no estará a cargo de la Gendarmería, sino de la Policía porteña.

COMENTARIOS