“Me voy a cambiar el apellido”, dijo la nieta 126 que recuperaron las Abuelas de Plaza de Mayo
IDENTIDAD

“Me voy a cambiar el apellido”, dijo la nieta 126 que recuperaron las Abuelas de Plaza de Mayo

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto presentó ayer al mediodía a la nieta recuperada 126, Adriana. “El amor le ganó al odio”, manifestó la joven en la sede del organismo de Derechos Humanos.
Con un discurso emotivo en el que hizo un repaso sobre sus padres, Edgardo Garnier y de Violeta Graciela Ortonali, Carlotto inauguró un nuevo contacto con la prensa para dar la buena noticia, que se conoció el lunes.
Habló sobre sus infancias, sus comienzos en Montoneros, su lucha, el día en que se casaron y también la fecha en la que fueron secuestrados. Violeta desapareció a fines de 1976, cuando estaba embarazada de 8 meses. Edgardo, el 8 de febrero 1977, en La Plata.
Luego quien tomó la palabra fue la nieta, quien aseguró: “Esta vez no pudieron. El amor le ganó al odio”.
La organización Abuelas de Plaza de Mayo informó el lunes que fue recuperada la nieta número 126, quien está “feliz de haber conocido la verdad”. En el acto de ayer están presentes “familiares y compañeros de militancia del padre y la madre de la nueva nieta, quien se encuentra feliz de haber conocido la verdad”, según Las Abuelas y de acuerdo con lo publicado por la agencia Télam. En lo que va del año, la organización localizó a cinco nietos sustraídos de sus familias en la última dictadura militar. El caso anterior se había conocido el pasado 26 de octubre.

“A cambiar el apellido”
“Con 40 años, nunca se me cruzó la posibilidad de volver a decir abuela”, fue lo primero que dijo Adriana, la nieta recuperada número 126, que tuvo la oportunidad de entablar un diálogo por teléfono con su abuela a través de un programa de radio.
En el programa “La Inmensa Minoría”, en Radio Con Vos, Blanca Díaz de Garnier, desde Concepción del Uruguay, escuchó a su nieta y le respondió: “Realmente es algo impensado; me llegó de pronto, estoy todavía soñando. Cuando veía de otras personas que tenían esa felicidad, siempre pensé. y llegó el momento felizmente”. Asimismo la joven que recuperó su identidad aseguró: “me voy a cambiar el apellido, soy Garnier”.

COMENTARIOS