Alicia Kirchner anunció que pedirá una reunión con Mauricio Macri
OTRA JORNADA DE PROTESTA EN SANTA CRUZ

Alicia Kirchner anunció que pedirá una reunión con Mauricio Macri

La gobernadora dijo que el Presidente “es quien debe escuchar lo que está pasando”. Hubo piquetes de gremios.

La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, anunció ayer que pedirá una reunión con el presidente Mauricio Macri y confirmó que tomará deuda para "salir a flote y que la provincia pueda lograr un equilibrio", en otra jornada de protestas y cortes en Río Gallegos, en reclamo de salarios adeudados a empleados estatales, jubilados y docentes.
Durante el segundo día de paro de la medida de fuerza de cinco jornadas convocada por la CTA, Alicia Kirchner señaló: “He optado por pedirle una reunión al presidente (Mauricio) Macri porque creo que es él el que debe escuchar lo que esta pasando en la provincia”.
En declaraciones realizadas a la Televisión Pública, la gobernadora aseguró que "los santacruceños somos parte de este país, somos parte de esta querida Argentina y no es que derivo los problemas, necesito el apoyo estructural. Con ese apoyo, Santa Cruz sale adelante".
"Los primeros seis meses de Gobierno no me quería endeudar, porque yo no creo que sea bueno el endeudamiento para nadie, pero dado que uno de los caminos que me mostró el gobierno nacional es endeudarme para salir a flote, y la Provincia pueda lograr un equilibrio, he optado por ello porque realmente lo necesitamos", señaló Kirchner.
En el marco de las protestas, un grupo cortó desde las 6 de esta mañana la ruta 3, 15 kilómetros al norte de Río Gallegos, en reclamo de educación, salud, justicia y salarios, las consignas de la asamblea ciudadana que concretó el jueves una tercera marcha masiva en demanda de soluciones al gobierno provincial.
La protesta, protagonizada por trabajadores de distintas áreas del Estado, jubilados y centros de estudiantes, sólo permitió el paso en casos de urgencia, que únicamente fue habilitado dos veces, a las 8 y al mediodía, cuando se formó una fila de vehículos de 15 kilómetros.
Juan Manuel Valentín, del grupo de los docentes que permanecen en la ruta, explicó que no hubo “ningún inconveniente, los enfermos, los vehículos con chicos, las ambulancias y los que transportan medicamentos, pasan”.

COMENTARIOS