DESPUÉS DEL PARO

Fuertes cruces entre el Gobierno y la CGT

El Gobierno volvió a cruzar al sindicalismo al afirmar que "ha habido abuso del cargo" por parte de los líderes gremiales y a hablar de comportamientos "mafiosos", mientras que en la CGT advirtieron que "si buscan deslegitimar a la CGT luego de una marcha masiva y un paro general, la crisis social puede agravarse".
Tras el paro del último jueves, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ratificó las críticas del Poder Ejecutivo al sindicalismo y ponderó la intención de aumentar los controles sobre los procesos electorales y el manejo de fondos dentro de los gremios, a través de decretos y leyes.
Al referirse a las cúpulas de los gremios, Bullrich consideró que "la lógica es que el sindicalista viva como el trabajador con más salario de su gremio" y se quejó de que, a su juicio, "en la Argentina ha habido un abuso del cargo" por parte de los líderes gremiales.
La ministra sostuvo que se necesita "un sindicalismo del siglo XXI y no de finales del siglo XIX" e indicó que le "gustó mucho la propuesta" de su par de Trabajo, Jorge Triaca, de implementar la boleta única electrónica a fin de darle "transparencia" a los comicios sindicales.
"No estamos calientes", aclaró al ser consultada sobre si las propuestas de ese estilo anunciadas en los últimos días son una respuesta al paro general, y agregó: "Lo que estamos planteando es que en una sociedad productiva necesitamos que los principales actores, tanto empresarios como sindicatos, acompañen y no sólo lo digan de pico".
En medio de los primeros gestos de confrontación por parte del Gobierno, el secretario general de la CGT Héctor Daer sostuvo que "Si el Gobierno busca deslegitimar a la CGT luego de una marcha masiva y un paro general, la crisis social puede agravarse".
"La soberbia es mala consejera, sobre todo cuando se gobierna para un solo sector de la población, como hace este Gobierno", agregó el integrante del triunvirato que conduce a la CGT.
Daer se refirió a la resolución del Ejecutivo para reforzar los controles en las elecciones internas de los sindicatos, al afirmar que "ningún decreto le va a sacar la legitimidad a la CGT" y que "si pretenden hacerlo, es un error".
"Acá el trabajador reivindica sus derechos, los que mama desde chico. Cambiar esa cultura es destruir. Quieren romper con la identificación que tiene todo trabajador con su sindicato", advirtió el dirigente de la CGT.
Daer consideró además que "lo de mafias son bravuconadas del Gobierno que no ayudan a la concordia y solo buscan la confrontación" y concluyó: "Nosotros tenemos la capacidad de dejar los adjetivos de lado y buscar soluciones. Esperamos lo mismo del Gobierno".
En tanto, el secretario general del Sindicato de Canillitas, Omar Plaini, le apuntó directamente a Bullrich, a quien le recordó su desempeño como ministra de Trabajo durante el gobierno de la Alianza y le pidió que "deje que los sindicatos actúen libremente".
"Le diría a la ministra de Seguridad, que fue ministra de Trabajo, que su accionar en la política ha sido muy confuso, le bajó el salario a los jubilados, a los empleados públicos, que pasó por todos los partidos políticos, que deje de descalificar, que deje que los sindicatos actúen libremente", sostuvo el secretario administrativo de la CGT.

COMENTARIOS