ACUSACIONES DE DESESTABILIZACIÓN Y RESPUESTA A TRABAJADORES

Fuertes cruces entre el oficialismo y la oposición por los cambios en la ley

Chicanas, pases de factura y duras acusaciones. La jugada opositora en la Cámara de Diputados para aprobar la reforma de Ganancias agitó las aguas en el Congreso. Mientras el oficialismo acusa a un sector del PJ de intentar desestabilizar al Gobierno, dirigentes del Frente Renovador y el Frente para la Victoria advirtieron que la iniciativa busca dar una respuesta a los reclamos de los trabajadores.
El diputado nacional Eduardo Amadeo (Cambiemos) apuntó contra el líder del Frente Renovador, Sergio Massa , por el acuerdo que motorizó con el FPV y otros bloques opositores para darle media sanción a los cambios en Ganancias.”Darle la vocería económica a Axel Kicillof en el tema Ganancias es un delirio. El proyecto es un mejunje que todavía no sabemos cuánto cuesta y es peligroso desde el punto de vista fiscal”, afirmó.
Consultado sobre los dichos de Amadeo, el ex ministro de Economía respondió: “El proyecto no le desequilibra la caja al Gobierno. La diferencia entre el proyecto oficialista y éste es menos que la plata que le perdonó a las empresas eléctricas. Cuando hay que perdonarles impuestos a empresas, no hablan de esa capacidad para afrontar [el costo fiscal], pero cuando hablan de jubilados y trabajadores, se ponen prudentes con la caja”.
En tanto Massa, justificó su negociación con el kirchnerismo y negó que el acuerdo por Ganancias sea por una "cuestión política". Luego responsabilizó a la Casa Rosada por derrota: “Todo el año demostramos una enorme responsabilidad y voluntad de ayudar al Gobierno, pero en este tema el Gobierno no quiso de ninguna manera facilitar o habilitar una negociación”, sostuvo.<

COMENTARIOS