CORRUPCIÓN BUENOS AIRES

Detuvieron a tres policías federales y huyeron dos, acusados de coimear a comerciantes

El juez porteño Ricardo Farías ordenó la detención de un comisario y cuatro suboficiales de la Policía Federal, de los cuales tres fueron capturados, mientras los otros permanecían prófugos, en el marco de una causa por presunto pedido de coimas a comerciantes y extorsión a cuidacoches en el barrio porteño de Núñez.
La decisión del magistrado, titular del juzgado Criminal de Instrucción 14, fue sobre el comisario Norberto Villarreal (49) -que fue pasado a disponibilidad preventiva-, quien se desempeñaba en la seccional 52, aunque al momento de iniciarse la investigación era el titular de la comisaría 35.
Según precisaron fuentes de la investigación, se realizaron procedimientos de manera simultánea en las comisarías 52, 37, 41, 43 y 47 por efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).
En ese marco, los efectivos detuvieron el sargento primero Adrián Otero, el cabo Alejandro Malfetano, el sargento Sergio Ríos y el suboficial escribiente Marciano Quiroga. Hay otro uniformado que al igual que Villarreal, está prófugo.
Las detenciones fueron solicitadas por el fiscal de la causa, José María Campagnoli, y dispuestas por el juez Farías, quienes estarán a cargo de las indagatorias de los dos policías. “Puede haber más detenciones”, dijo el funcionario judicial, quien señaló que la investigación comenzó hace meses y que aún no fueron detenidos los dos oficiales. Campagnoli dijo también que a través de su abogado, el comisario Villarreal solicitó la eximición de prisión, aunque el juez se la negó.
Según las fuentes, todos los suboficiales se desempeñaban en la Brigada de la comisaría 35 y Ríos y Quiroga son los presuntos cobradores.
Los arrestos fueron requeridos luego de allanamientos realizados tiempo atrás en el marco del mismo expediente en el que se secuestraron diversos elementos y documentación probatoria, entre ellos anotaciones que indicarían el registro de las coimas cobradas.
Según trascendió, el funcionario tenía una libreta con apodos y números anotados, quienes serían sus deudores. La libreta, color naranja, tenía escrito “Gorda”, “Gusano” y “Cachorro” y siglas como DGC y SSM.

COMENTARIOS