None
COMODORO PY

Por distintas causas, Báez pasó por juzgados de Ercolini y de Rafecas

Lázaro Báez estuvo ayer de gira por los tribunales de Comodoro Py. En una indagatoria que duró aproximadamente una hora y en la cual hubo momentos de tensión, el empresario patagónico se negó a responder las preguntas del juez Julián Ercolini en la causa que lo investiga por haber sido beneficiado en la obra pública por el gobierno de Cristina Kirchner. Luego, cerca del mediodía, se presentó ante Daniel Rafecas por otra causa.
Dos días después de que la ex presidenta se desvinculara de él, Báez fue trasladado desde el penal de Ezeiza a Comodoro Py. Báez no contestó las preguntas del magistrado. Por consejo de su abogado Maximiliano Rusconi, entregó un escrito en el que contestó, con críticas, la acusación de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques. Hubo cruces entre Rusconi y Pollicita porque el abogado defensor cuestionó en duros términos la imputación y el pedido de indagatoria. Báez no respondió a la acusación de haber sido favorecido con el 80 por ciento de la obra pública santacruceña durante el kirchnerismo.
Luego, ante Rafecas, Báez consideró como un "apriete o amenaza" hacia su persona la decisión del juez federal Sebastián Casanello de mantenerlo procesado con prisión preventiva y negarle la excarcelación. Lo hizo en una breve audiencia ante el juez federal, quien investiga una denuncia presentada por Casanello tras dichos de Báez a la prensa, en los que aludió a supuestas "presiones" para que no hable en la causa en la que está procesado con prisión preventiva por supuesto lavado de activos.

COMENTARIOS