LA JUSTICIA PREVE UN ESCRUTINIO COMPLICADO

Se multiplica el uso de las listas colectoras

Kirchner, De Narváez y Stolbizer apelaron a ese artilugio para evitar las elecciones internas.

Las listas "colectoras", un artilugio inventado por el kirchnerismo en 2007 para evitar las elecciones internas, se multiplican en esta campaña entre las tres principales fuerzas políticas bonaerenses y amenazan con convertirse en un problema serio a la hora del escrutinio.

Para saldar peleas irreconciliables entre sus partidarios, Néstor Kirchner, Francisco de Narváez y Margarita Stolbizer inscribieron en la mayoría de los municipios de la provincia varias listas para cargos locales, que los llevan a ellos como candidatos nacionales.

Ahora la situación es tan compleja que, pese a que el cierre de listas fue hace una semana, en los tres frentes se negocia cómo eliminar algunas de esas nóminas para evitar confusiones de los votantes.

El kirchnerista Frente para la Victoria llevará colectoras en 30 municipios, informó a La Nacion el apoderado del PJ, Jorge Landau. El Acuerdo Cívico (que postula a Stolbizer) habilitó más de una lista de concejales en por lo menos 20 municipios en los que no se pusieron de acuerdo los dirigentes de ARI, GEN y la UCR. Pero, además, en otros 40 municipios se presentarán listas de Confe, la fuerza creada por el vicepresidente Julio Cobos, que aspira a ubicar sus boletas pegadas a la de Stolbizer.

En Unión-Pro, el frente que lideran De Narváez y Felipe Solá, la situación es aún más compleja. "Habrá colectoras en 80 municipios. En todos los casos se presentarán boletas unificadas de legisladores nacionales y provinciales, y distintas listas en el segmento municipal", dijo Fernando Rozas, apoderado del Partido Celeste y Blanco.

Sólo la Junta Electoral provincial, presidida por el ministro de la Suprema Corte bonaerense, Luis Genoud, podría poner freno a esta multiplicación de nóminas. Esta Junta es la encargada de oficializar las boletas de concejales en los 134 distritos.

"Las listas colectoras complican el escrutinio. Y mucho -dijo Genoud-. Pero fueron validadas en la elección de 2007. Se las comparta o se las critique, todo el arco político echó mano a este instrumento. Y no es oportuno cambiar las reglas de juego, una vez convocada la elección."

El juez federal con competencia electoral, Manuel Humberto Blanco, coincidió en que las colectoras entorpecen el escrutinio y provocarán demoras de varias horas el día de votación.

Una vez habilitadas las colectoras, las principales batallas entre contendientes municipales que adhieren a un mismo espacio político provincial y nacional se darán en el conur-bano.

Allí, el Frente Justicialista para la Victoria había prometido no complicar con listas colectoras a los intendentes que se postularon para candidatos a concejal para apoyar la estrategia de Néstor Kirchner. Este acuerdo fracasó en Lomas de Zamora, donde el intendente Jorge Rossi, candidato a concejal por el PJ, competirá con el interventor en el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), Gabriel Mariotto.

En San Miguel la situación es distinta: allí el intendente Joaquín de la Torre desistió de ser candidato testimonial, y designó en su lugar a un concejal, luego de que el kirchnerismo avalara una colectora liderada por el diputado Franco Laporta.

En Vicente López, la lista del intendente Enrique García, un radical kirch-nerista, competirá con otra inscripta por el PJ, que postula a Guido Lorenzino.

En varios distritos del interior gobernados por el oficialismo también habrá batalla. En Marcos Paz, el PJ inscribió a Enrique Salzman, que competirá contra la lista del intendente Ricardo Curuchet, radical K. En Castelli, el intendente Edgardo Larazza, otro radical K, enfrentará a una nómina del PJ liderada por Francisco Echarren.


La oposición también


El Acuerdo Cívico y Social no logró presentar listas de unidad en más de 20 de los 134 municipios: "Es lamentable", admitió el candidato Ricardo Alfonsín, en referencia a los distritos donde los partidos que integran el acuerdo competirán entre sí en el segmento municipal.

"Sin duda, se les darán colectoras a los partidos que integran la alianza provincial, donde no se constituyó el Acuerdo", dijo Daniel Salvador, presidente del radicalismo provincial.

Por caso, en Azul, la lista del intendente Omar Duclós, identificada con la Coalición Cívica, competirá con otra de la UCR. En Necochea, la nómina radical competirá con otra del socialismo. En otros distritos, como San Isidro, Tigre, General Pueyrredón, San Martín, Tres de Febrero, Junín, Tandil, Chas-comús, Coronel Rosales y Dolores, tampoco hubo acuerdo.

Un caso distinto es el de Pergamino. Allí, el intendente Héctor Gutiérrez, aliado de Cobos, competirá con una lista de la UCR. Hay otras 40 listas del Confe, en la provincia, pero el Acuerdo Cívico y Social se niega a habilitarle listas colectoras al argumentar que no integra el frente en el ámbito provincial.

En Unión-Pro admitieron que "se presentaron colectoras en 80 municipios".

Este número se puede modificar. "Todavía estamos a tiempo para bajar listas y unir otras", dijo el apoderado que representa a De Narváez en el frente electoral.

En las últimas elecciones, el método fue "inventado" por el kirchnerismo y resistido, incluso con impugnaciones judiciales, por la mayoría de los partidos de la oposición.

La Justicia atribuyó a las colectoras gran parte de los problemas que se presentaron en el recuento de los votos, especialmente en el conurbano, donde había mesas electorales repletas de boletas.

"El problema no es la cantidad de mesas de votación. No es el horario de la jornada electoral. El problema lo constituyen las listas colectoras, que entorpecen el sufragio y demoran el escrutinio general", dijo el juez Blanco.

Las complicaciones que puedan surgir durante la jornada electoral generan inquietud en el gobierno provincial.

El vicegobernador Alberto Balestrini expresó "algunas preocupaciones con respecto a las elecciones legislativas del 28 de junio", en una nota enviada a Blanco.

Balestrini, también presidente del PJ provincial, dijo entonces que la nota había tenido por finalidad "aventar cualquier posibilidad de conflicto en las mesas de votación, propendiendo a la fluidez del acto, así como a la cómoda expresión de la voluntad popular, evitando demoras a los ciudadanos en la emisión del sufragio y la realización de la clausura en tiempo". n

COMENTARIOS