None
NACIONALES

Renunció a dar clase “vencido” por el celular

Tras muchos años un docente universitario se cansó de pelear en el aula contra el chateo y el desinterés

Luego de más de una década de ejercer la docencia, el periodista y escritor uruguayo Leonardo Haberkorn renunció a seguir dando clases de periodismo en la Universidad de ORT de Montevideo por no poder sobreponerse a un “rival” que pone en jaque a muchos de quienes ejercen hoy su profesión: el celular. Así lo reconoce en una conmovedora carta que genera debate en torno al uso de las nuevas tecnologías en el aula.

“Me cansé de pelear contra los celulares, contra WhatsApp y Facebook. Me ganaron. Me rindo. Tiro la toalla. Me cansé de estar hablando de asuntos que a mí me apasionan ante muchachos que no pueden despegar la vista de un teléfono que no cesa de recibir selfies”, explica Haberkorn, quien coordinaba la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad ORT y es coautor del libro “Relato oculto: las desmemorias de Víctor Hugo Morales”, entre otros títulos.

“Hasta hace tres o cuatro años la exhortación a dejar el teléfono de lado durante 90 minutos –aunque más no fuera para no ser maleducados– todavía tenía algún efecto. Ya no. Puede ser que sea yo, que me haya desgastado demasiado en el combate. O que esté haciendo algo mal. Pero hay algo cierto: muchos de estos chicos no tienen conciencia de lo ofensivo e hiriente que es lo que hacen”, confiesa el docente en una carta publicada en su blog, El Informante.

“¿No podría sencillamente prohibir que usen las computadoras y los teléfonos?”, se le preguntó tras la repercusión que generó su dimisión.

“Los teléfonos no pueden sonar en la clase, y eso se respeta. Pero, unos más disimuladamente que otros comienzan a usarlos en el salón para chatear y responder mensajes. Y son un porcentaje alto. Podría echar a quien los usa en clase, es cierto. Pero me resisto a ser docente en esos términos”, explicó.

“Además, cada vez es más difícil explicar cómo funciona el periodismo ante gente que no lo consume ni le ve sentido a estar informado”, cuenta Haberkorn, quien en un intento por captar el interés de sus alumnos les llevó la histórica entrevista de la periodista italiana Oriana Fallaci a Galtieri.

LA APATIA DE LOS CHICOS

“Toda la vida resultó -dice Haberkorn- ahora se te va una clase entera en preparar el ambiente: primero tenés que contarles quién era Galtieri, qué fue la guerra de las Malvinas, en qué momento histórico la corajuda periodista italiana se sentó frente al dictador. Les expliqué todo. Les pasé el video de la Plaza de Mayo repleta de una multitud enloquecida vivando a Galtieri, cuando dijo: `¡Si quieren venir, que vengan! ¡Les presentaremos batalla!`. Normalmente, a esta altura, todos los años ya había conseguido que la mayor parte de la clase siguiera el asunto con fascinación. Este año no. Caras absortas. Desinterés. Un pibe despatarrado mirando su Facebook. Todo el año estuvo igual”, se lamentó el ex profesor.

COMENTARIOS