None
ELOGIOS POR LA BUENA RECEPCIÓN DE INVERSORES EN ROAD SHOW

Prat-Gay: la demanda por la nueva emisión de bonos es “asombrosa”

El ministro de Hacienda y Finanzas se mostró optimista con la colocación de la deuda argentina.

El Gobierno celebró el fallo de la Corte de Apelaciones de Nueva York y se mostró confiado en que la emisión de los nuevos bonos para pagarle a los holdouts será exitosa. Así lo manifestó el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay desde Washington donde asistió a una reunión del FMI y del Banco Mundial.
El funcionario calificó la demanda de los inversores por la nueva emisión de deuda como “asombroso”. El lunes, tras la primera rueda del road show para captar fondos, el secretario de Finanzas, Luis Caputo, había señalado la buena recepción de los inversores.
La emisión podría estirarse hasta los U$S15.000 millones, según la demanda. El Gobierno necesita U$S10.500 millones para pagarles a los holdouts que ya cerraron acuerdos. El resto se utilizará para cubrir el bache presupuestario. El equipo económico espera pagar una tasa de interés en torno al 8% anual.
Entre los hombres de Wall Street involucrados en la colocación también hubo optimismo. “Hay muchísima demanda”, dijo un ejecutivo de un banco. Con todo, reconoció que el momento para la colocación no es, ciertamente, tan bueno en relación con años anteriores, pero “es un gobierno razonable en un momento razonable”.
La presentación argentina se basó “más en conceptos que en números”, según describió uno de los inversores, algo inusual en estos eventos, que suelen ser festivales de estadísticas.
Prat-Gay también señaló que que le hubiera gustado pagarle menos a los holdouts, pero que el acuerdo fue “extremadamente favorable” para la Argentina. “Este es mi mensaje hoy: la Argentina está de vuelta. Espero que lo puedan disfrutar”, finalizó.
La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York confirmó el miércoles un fallo que permite a Argentina pagar parte de su deuda, lo que despeja el camino para que el país vuelva a los mercados internacionales de crédito tras 15 años de aislamiento. El fallo, dictado con una rapidez atípica y extraordinaria que ni el más optimista esperaba, puso fin a cuatro años de vida de un controvertido instrumento judicial que llevó a la Argentina al “default técnico”, a mediados de 2014, y forzó la negociación con los holdouts.

COMENTARIOS