None
"ME PUEDEN METER PRESA, PERO NO ME VA A CALLAR", DIJO LA EX PRESIDENTA

CFK convocó a formar un gran frente ciudadano “para reclamar por los derechos arrebatados”

Tras pasar por Tribunales, la ex mandataria ofreció un discurso de fuerte contenido político a la militancia. No ahorró críticas a la política económica de Macri y al juez Bonadío, a quien recusó.

Luego de presentar un escrito ante el juez Claudio Bonadío, que la investiga en una causa por la venta de dólar a futuro, la ex presidenta Cristina Kirchner encabezó un acto frente a los tribunales de Comodoro Py. Habló durante una hora, tiempo en el que cuestionó por igual al gobierno de Mauricio Macri y a la Justicia, y convocó a un “gran frente ciudadano”.
“Me pueden citar veinte veces. Me pueden meter presa, pero no van a hacer que deje de decir lo que pienso”, desafió Cristina, en el mismo tono discursivo que usaba cuando era jefa de Estado. Su paso por los tribunales de Retiro fue breve: entró a la sede judicial poco antes de las 10 y, tras dejar un escrito, recusar al magistrado y negarse a contestar preguntas, salió para apostarse en un escenario que montaron los organizadores de la marcha.
“Gracias por este regalo que me dan de bienvenida”, fueron las primeras palabras de la ex jefa de Estado ante la multitud de militantes que se congregaron en las inmediaciones de la sede judicial. Había subido al escenario a las 11 junto al ex juez de la Corte Eugenio Zaffaroni.
Banderas de agrupaciones como La Cámpora, Nuevo Encuentro, JP y Kolina -entre cientos de otras- se mezclaron con ex funcionarios kirchneristas y actuales legisladores del bloque que responde a la ex presidenta.
Al comenzar su discurso, Cristina Kirchner repitió algunos pasajes del escrito que dejó en el despacho de Bonadío -y que publicó en su Facebook-, donde se comparó con Hipólito Yrigoyen y Juan Perón. Pidió a los militantes que “no vean” su citación como “un ataque a una persona” y que “recuerden” que su caso no es “el único de una ex presidenta perseguida”.
Acusó al actual Gobierno y la Justicia de avanzar en su contra. “Es imposible que haya tantos atropellos sin la complicidad del poder judicial”, consideró sobre su citación y su reciente imputación -el sábado pasado- en una causa por lavado de dinero. “Si pudieran prohibir la letra K del vocabulario, lo harían”, dijo, mientras los militantes cantaron contra el presidente Mauricio Macri.
“Yo soy el obstáculo”, se consideró. “Como decía ayer una señora, que pedía que me inhabiliten de por vida para ocupar cargos públicos. La proscripción otra vez en la Argentina. Qué poco originales”, ironizó.
Cristina cuestionó los despidos en la administración pública, los aumentos en los servicios públicos, la reducción de remedios gratuitos en el Pami y no dejó de pasar el escándalo de Panamá Paper, donde se conoció que Macri tuvo una sociedad offshore: “Los que estaban buscando la ruta de dinero K se encontraron con la ruta de dinero M”.
Parada como líder política, Cristina Kirchner propuso “conformar un gran frente ciudadano” opositor al gobierno macrista. “Conformen un frente donde no se le pregunte a nadie a quién votó, en qué sindicato está o si es trabajador o jubilado -convocó ante la militancia-. Que sólo se le pregunte cómo le está yendo, si mejor que antes o peor. Ese es el punto de unidad de los argentinos: reclamar los derechos que les han arrebatado”. Y cerró su alocución diciendo: “No se preocupen por mí. Tengo los fueros del pueblo”.

COMENTARIOS